“Implantar prácticas verdes y políticas ecológicas reduce los costes”

El Departamento de Explotación de Hoteles Silken se encarga de la gestión de varias tareas, como el desarrollo de la expansión de la cadena, siempre analizando posibles nuevas incorporaciones dentro del perfil requerido para los establecimientos de la marca.
Otras de las funciones de dicho área pasan por la elaboración de los presupuestos de los diferentes establecimientos; control en la gestión de costes y análisis de las cuentas de resultados; y la coordinación y supervisión del cumplimiento de los estándares de la cadena para lograr la máxima eficacia y eficiencia interna.

A la hora de aplicar las directivas que emanan de este área, en Hoteles Silken se sigue un orden jerárquico para realizar las comunicaciones internas, en el que es muy relevante importante no saltarse ningún paso. Desde la central, las comunicaciones van siempre al director de cada establecimiento como máximo responsable y éste, a su vez, lo comunica al responsable de departamento, el cual lo gestiona con su gente en los departamentos que no son unipersonales. El primer eslabón en todo este proceso es Javier Villanueva, director de Explotación de Silken.

¿Se encargan en su dirección de las compras de equipamiento, en particular cocina y plonge?
En las aperturas, junto con el Departamento de Compras, equipamos todas las instalaciones del hotel con nuestros proveedores y marcas de confianza. Da igual que se trate de habitaciones, almacenes, despachos o cocinas. En los elementos de la cocina ponemos especial atención, ya que un tentador y falso ahorro al principio nos puede suponer un gran coste a largo plazo. Por eso le dedicamos tiempo al análisis y también por eso no es una competencia exclusiva del departamento de compras desde el que se puede tener la tentación de mirar mas a corto plazo.

En cuanto a ahorro energético, ¿qué criterios siguen con el lavado de equipos de cocina, vajillas y cristalería?
El ahorro energético se esta convirtiendo en un factor muy importante, por ejemplo en lo que se refiere al agua. Aquí es donde economía rima con ecología, ya que un aprovechamiento óptimo de los recursos hídricos y la aplicación de una política medioambiental ha conseguido ahorros importantes en la factura energética. Esto pone de manifiesto que implantar prácticas verdes y políticas ecológicas reduce los costes. Por ello, a la hora de elegir un tren de lavado o un lavavajillas para vajillas y cristalería tenemos estos datos en cuenta. El agua es un bien valioso y por eso procuramos usarla de manera eficiente. Intentamos mantener el consumo de agua lo más bajo posible: cuanto mas bajo sea su consumo en un lavavajillas industrial, menos productos químicos y energía se consumirá.

¿Qué política sigue Silken para incorporar tecnologías a lo que se refiere a estos procesos?
Lo tenemos fácil porque lo único que hacemos es ser fieles a este compañero de viaje (Winterhalter) que nos ha ayudado a introducir estos desarrollos tecnológicos y a mejorar nuestra rentabilidad a lo largo de los años.
¿Qué importancia le conceden a los planes de higiene y limpieza, sobre todo a los relacionados con el ciclo del agua?
Muchísima. Sabemos que la limpieza requiere por lo menos cuatro factores básicos que conforman el llamado círculo de Sinner: la acción química, la acción mecánica, la temperatura y el tiempo. Y del ciclo del agua sabemos que los cambios de estado del agua requieren o disipan mucha energía, por el elevado valor que toman el calor latente de fusión y el calor latente de evaporización. Necesitamos energía para calentar el agua, ya que el lavado higiénico sólo es posible con agua caliente. Por ello es muy importante que no se nos escape energía como ocurre cuando abrimos un lavavajillas y vemos como se nos escapa el vapor, somos partidarios de reutilizar esa energía.

¿Han encontrado en el mercado soluciones de maquinaria que contribuya al logro de los objetivos marcados por esa política energética?
Hace muchos años que confiamos en Winterhalter para la compra de esta maquinaria. Más que un proveedor lo consideramos un partner. Con sus desarrollos nos han ayudado con nuestras inquietudes ecológicas y económicas gracias al ahorro de costes operativos que tenemos con sus maquinas. Precisamente hace unas semanas presentaron en el Hotel Silken Puerta de América sus nuevos modelos de la serie UC. En lo referente a sus virtudes podemos hablar de que no es necesario repasar cubiertos; reducción de consumo energía gracias a su concepto Energy y Eco; facilidad de manejo de la maquina con su pantalla táctil y larga vida de la misma. En cuanto a nuestras aspiraciones, digamos que nos gustaría poder ampliar a los trenes de lavado industrial alguna de las características nuevas de la maquina de carga frontal.

¿Cuentan con facilidades a la hora de su implementación por parte de las compañías suministradoras de consumos de agua y energía, incluso de residuos líquidos?
La verdad es que a través de nuestra comercializadora de energía hemos recibido en el último año varias propuestas de ayudas para tomar medidas de ahorro energético, tanto a nivel global de la compañía como local para hoteles de manera individual, cuando se debe a una ayuda regional. Aunque hasta hace poco no encontrábamos muchas ayudas reales en este sentido.

Existen ayudas económicas y créditos blandos para inversiones que supongan ahorros energéticos y mejoras medio ambientales ¿las usan? ¿qué ahorro suponen?
Como he dicho, estas propuestas de ayudas tienen dos variantes: se puede elegir entre la subvención o un crédito blando a bajo interés, en algún caso incluso a interés 0 y a devolver en un plazo amplio. Ya hemos usado alguna de estas subvenciones en alguna ocasión, ya que tenemos claro que una decidida inversión en tecnología da más satisfacciones que preocupaciones de cabeza de como financiarla ¡Cómo no voy a recomendar su uso si lo hacemos nosotros!

¿Cómo podrían los fabricantes de equipamiento incrementar el interés por ellos de los grupos hoteleros a la hora de modernizar sus equipos?
Desde Hoteles Silken apostamos porque al acometer un desarrollo, el dinero necesario para el mismo no varíe mucho entre si se hace de manera sostenible o no, pero si se opta por lo primero creo que se percibe un fuerte impacto en la eficiencia y la rentabilidad, con lo que debería resultar más fácil encontrarse en el camino con los fabricantes que sigan esta misma línea.