Importadores de exotismo

Incluso en las grandes ciudades como Barcelona o Madrid, los restauradores cuentan con numerosas tiendas que distribuyen estos productos tanto al por mayor como a granel. Y es que, no hace demasiado, los restauradores orientales tenían que viajar personalmente a sus países –o lo encargaban a sus allegados-, para traer ciertos productos alimenticios, sobre todo los más exclusivos. Esta práctica, aunque sigue en uso, es cada vez menos práctica, ya que existen importantes empresas importadoras que consiguen aquello que el cliente necesita.
Iberochina, un gigante de la importación
Éste es el lema de Iberochina, compañía fundada en 1987 por Lee Yao con el fin de importar productos alimenticios y de menaje de Asia. De origen taiwanés, Lee Yao llegó hace más de tres décadas a España para trabajar en la hostelería. Fue a finales de los 80 cuando fundó su propia empresa con el objetivo de poner al alcance de sus colegas todos aquellos productos que él mismo había comprobado que necesitaban los locales de cocina asiática en nuestro país.
Con el paso del tiempo, Iberochina se ha convertido en un grupo empresarial que emplea a más de medio centenar de personas. Con sede en Madrid, cuenta con un portafolio de más de 8.000 referencias de toda Asia, que vende tanto a minoristas y particulares como a mayoristas y distribuidores. En Barcelona, la empresa distribuye a toda la comunidad catalana e Islas Baleares a través de su delegación Lee’s Food Iberica S.L. Pero el incremento del interés por este tipo de materias primas y de productos hizo que recientemente la compañía abriera tres supermercados de venta directa en Madrid y uno en Barcelona. “Nuestro lema es ‘Todo lo de Oriente en Occidente’. Y así es nuestra forma de operar –explican desde la compañía-, intentando que todo lo referente a la alimentación, utensilios, decoración de oriente este aquí, a su alcance a través de nuestra empresa, en occidente”. De hecho, Iberochina ya vende productos en Portugal y en Francia.
Cominport, al servicio del cliente
También opera en Portugal otra de las compañías importadoras más importantes del mercado, Cominport. Desde 1995, esta sociedad se ha especializado en la importación de productos alimenticios y de menaje de China y Japón (así como productos del mar de Alaska). “Ahora –explican desde Cominport- buscamos si es necesario en los cinco continentes las especialidades gastronómicas que nuestros clientes demandan ya procedan de Vietnam, Tailandia y China, o de Canadá, Chile, Dinamarca, etc.”. Por ejemplo, continúan, “todos los productos que necesite el restaurador para preparar los mejores platos de la cocina japonesa los encontrará aquí. Desde productos clave como el arroz para sushi, la salsa de soja o el wasabi, pasando por mini rollitos de primavera, el atún fresco o la exquisita carne de Kobe”. Su gama de productos se divide entre frescos-congelados y secos; además están ordenados por categorías con el fin de facilitar la búsqueda de productos a través de su web.
Con delegaciones en Madrid, Barcelona y Lisboa, Cominport sirve a algunos de los mejores restaurantes del país, siempre manteniendo la cadena de frío mediante transporte propio refrigerado. Entre sus clientes, establecimientos como los madrileños Soy, Miyama, Tsunami, Naomi, 19 Sushi Bar, Kanpai o Yataki, entre muchos otros.
Tokio-Ya, el veterano de la importación nipona
Otra de las empresas importadoras de mayor renombre y prestigio es la veterana Tokio-Ya. Desde 1981, son especialistas en productos japoneses “y número uno en brindar los mejores productos nipones a España”, según reza su lema. Tokio-Ya opera principalmente desde sus tiendas de Madrid y Barcelona, y más recientemente desde su página web, a través de la cual sus clientes pueden hacer sus pedidos de forma ágil y rápida. “Nuestros clientes pueden disfrutar del mejor servicio y calidad gracias a la gran variedad de productos y a una completa guía de nuestro personal, con consejos prácticos de utilización que se ajusta a sus necesidades y preferencias, tanto si es aficionado como profesional”, explican desde la empresa. De hecho, su filosofía de venta se apoya mucho en lo saludable de la dieta japonesa: “Los beneficios de los alimentos japoneses son extensamente conocidos por su gran contenido nutricional, además de su incalculable aporte a la mejora y conservación de la salud”. Con esta visión Tokio-Ya se ha esforzado en poner a disposición de sus clientes productos naturales, sanos, tradicionales y fáciles de preparar.