Isidre Soteras y Eduard Domingo ganan el ‘Primer Campeonato de Cocina de la Fruta de Lleida’

Alrededor de cuatro mil personas asistieron a este encuentro en donde, además de disfrutar de una exhibición de productos de la tierra -distribuidos en los más de 3.000 metros cuadrados de superficie del recinto Feria de Lleida-, en donde, evidentemente las frutas eran las estrellas por excelencia, también pudieron asistir a demostraciones culinarias, catas de productos, charlas informativas, degustaciones de vinos y frutas, conferencias y mesas redondas.

De hecho, la fruta de Lleida fue la protagonista de fusiones con marisco, carde de caza o verduras, chupa-chups de foie, bombones, aromas de flores. Crujientes, helados y coulis en comunición con una amplia diversidad de productos, una explosión de colores, formas y olores que no dejaron indiferentes a los visitantes, tanto profesionales de la restauración, como productores y consumidores.

Entre las actividades que levantaron más interés caben destacar las esculturas de fruta y la elaboración de la coca de frutas más larga del mundo, con 45 metros de longitud.

Pero el plato fuerte del certamen fue, sin duda, el primer Campeonato de Cocina de la Fruta de Lleida, en donde cuarenta cocineros de todo el Estado español se disputaron un primer premio, valorado en doce mil euros, a través de sus creaciones basadas en los ingredientes de la huerta leridana.

Los cocineros que se disputaron los premios (al segundo puesto le correspondían seis mil euros y al tercero, tres mil) fueron Víctor Rocha, de El Molino Blanco (Santa Cruz de Tenerife); Bali Forensa, del hotel Mas Torrent (Palafrugell); Eduard Domingo, de la fonda Casa Magdalena (Lleida); Joan Marco, de L’Amagatall (Bellpuig); Vicenzo Cavallar, de Na Madrona (Gallifa); Santi Ortiz, del hotel Don Cándido (Terrassa); Emma Mirapeix, de Pont Vell (Besalú), e Isidre Soteras, de El Jardí (Òdena).

El jurado evaluó, no sólo los conocimientos de estos profesionales de los fogones, sino también sus habilidades para combinar sabores y texturas y la originalidad a la hora de presentar los platos ya elaborados, en los que la fruta tiene que ser uno de los ingredientes principales. Tras las deliberaciones, el jurado determinó otorgar el primer y segundo premio ex aequo a Isidre Soteras y Eduard Domingo, mientras que Vincenzo Carvallaro consiguió el tercer premio.

Nuevos hábitos de consumo
Según el director técnico de Turismo de Lleida, Jordi Pautenas, “en este primer Salón de la Cocina de la Fruta hemos constatado los cambios de usos y hábitos alimentarios de la sociedad española, incorporando nuevos formatos para el consumo de las frutas, como por ejemplo, los envases con fruta cortada, lista para consumir, que se adapta a una persona más ocupada, incluso más perezosa, pero que quiere cuidarse con una alimentación sana”.

El certamen, que también se ha creado con el claro objetivo de dinamizar y proyectar la imagen de Lleida a través de su elemento más representativo de su huerta: la fruta dulce, un sector que atraviesa por serias dificultades desde hace años, ha cerrado sus puertas con vistas a una continuidad periódica, y desde la organización del Salón ya se piensa en las futuras ediciones, tal y como confirmó Jordi Pautenas.