Jordi Raventós, Nariz de Oro 2008

A la final, en Madrid, llegaron nueve participantes que tuvieron que distinguir por el olor, cinco bebidas diferentes de cualquier parte del mundo. Previamente, se habían celebrado las semifinales en Vitoria, Sevilla, Barcelona, Valencia y Burgos en las que compitieron un total de setenta sumilleres. l RN