José Andrés

Y en el plano internacional no cabe la menor duda de que el mercado de Estados Unidos es el más importante. Es otra liga. Y un reto imposible para los novatos que se asoman por primera vez a ese inmenso laberinto. Sin guía estás perdido.
La cocina y los productos españoles tienen la enorme suerte de contar con José Andrés, el mejor embajador que nuestra gastronomía pueda tener al otro lado del Atlántico.
Lo digo con conocimiento de causa. Tuve la fortuna de verle en acción hace tres años en la sede que el Culinary Intitute of America (CIA) tiene en Napa Valley (California).
Durante tres días José Andrés ejerció de maestro de ceremonias en un espectacular evento dedicado a nuestro país. Sobre el escenario del impresionante complejo del CIA Andrés se convertía en un animal comercial que arrastraba a su auditorio a comprender y valorar la virtudes de nuestros productos. Claro, hay que decirlo, que contaba con la colaboración de una treintena de cocineros patrios, que levantan expectación y pasiones allende nuestras fronteras.
Si hubiera que poner un pero, sería que entre los asistentes se percibía cierta confusión por el hecho de estar subdivididos los productos por comunidades autónomas, algo que los americanos no terminaban de entender. Es como si ellos hicieran una campaña para promocionar productos de Florida y se empeñaran en resaltar el condado de origen de cada producto.
Pero el resultado final fue muy positivo. El evento puso de manifiesto que el cocinero asturiano es uno de los grandes valores de nuestra cocina para abrirse paso en el complicado mercado estadounidense.