Jugando en las grandes ligas

Así, Topgel Restauración, que recientemente ha llevado a cabo un cambio de imagen para pasar a denominarse Grupo Topgel, acaba de firmar un acuerdo por el que se convierte en proveedor de la firma Beer&Food, donde se le suministrarán sus productos a enseñas tales como Gambrinus, Cruz Blanca, La Amstelería, Guinness, Dublin House… hasta un total de seis enseñas que pudieran ser ampliadas en breve. Se trata de una relación comercial en la que, como explica Carlos Pascual, director general de Grupo Topgel “ellos buscan un colaborador que desarrolle un proyecto. Proveedores que sean colaboradores; una relación a largo plazo. Con lo que éste es un acuerdo que aporta muy buenas perspectivas”.

Diferencias entre segmentos
Pero Beer&Food no es la primera gran empresa de foodservice con la que se colabora. De hecho, Topgel acumula una experiencia en el sector, que pasa desde la restauración colectiva (por ejemplo Grupo Amma, dentro de la rama de geriátricos), pasando por la comercial y por la hotelera (NH Hoteles, Hesperia, ABBA…). Estos nombres le otorgan a la compañía dirigida por Pascual la autoridad suficiente para hablar de diferencias entre unos y otros.
“Por ejemplo a la hora de realizar entregas. En empresas como Amma, explica Carlos Pascual, suelen ser entregas semanales. En empresas de restauración comercial u hoteles, lo más normal es que se realicen dos entregas por semana”.

Estas diferencias se encuentran también en lo que a gestión se refiere, ya que tal y como expone Pascual “trabajar con colectividades suele ser más sencillo porque está todo mucho más definido, incluso por época del año, y los pedidos son más fiables, casi se conocen desde principios del año. Lo más difícil con las empresas de restauración colectiva es alcanzar el acuerdo, después es fácil. El trato con la restauración comercial y con los hoteles es más complicado, porque entran más variables en juego y, por ejemplo, a veces no es sencillo convencer a los cocineros, que tienen mucho poder de que deben trabajar con nuestros productos o comprar a través de una web, ya que a ellos les gusta elegir sus propias materias primas en los mercados. Así, se suele dejar un margen que oscile entre el diez y el quince por ciento de libre elección en las compras; una parte razonable”.

En cualquier caso, el balance es positivo, según explica Pascual y así, por ejemplo, en este año 2010, en el que casi todo el mundo habla de crisis, dentro de lo que era Topgel Restauración, las expectativas de crecimiento serán de dos dígitos. Continuando este crecimiento el año próximo para el que ya hay varios proyectos que darán que hablar en cartera. JRN