Kellogg compra Pringles por 2.000 millones de euros

La adquisición, que está previsto concluya a finales de junio, fortalecerá la posición de Kellogg en el segmento de aperitivos, donde ha generado un potente negocio, después de la adquisición de Keebler, hace más de una década.

La compra, pendiente de la autorización de los reguladores, incrementará la deuda de Kellogg en cerca de 2.000 millones de dólares (1.523 millones de euros). De la misma manera, limitará su programa de recompra de activos durante dos años, reduciendo los beneficios por acción y generando unos costes de entre 160 y 180 millones de dólares (12 y 137 millones de euros).

No obstante, Pringles generará sinergias de al menos 10 millones de dólares (7,6 millones de euros) en 2012. Una cifra que, a partir de 2014, podría situarse entre los 50 y los 70 millones de dólares (38 y 57 millones de euros, respectivamente).