La Alacena de Serrano

El nuevo local se presenta como un “neomesón” de estilo ecléctico, con sus paredes blancas de ladrillo visto, sus vigas de madera maciza y sus botelleros, pero adaptado al momento actual, con mullidos manteles de hilo, mesas debidamente distanciadas, vajilla de diseño y modernas lámparas y apliques que ofrecen una cuidada y cálida iluminación. Sobre la mesa se nota la mano de un cocinero dedicado en cuerpo y alma a su profesión, que cada mañana recorre los mercados madrileños en busca de lo mejor de la temporada y del día. Con una materia prima de excepcional calidad, Guillén elabora una cocina sencilla y sin estridencias, de base eminentemente tradicional.

Matamala
Matamala, situado en el centro de Barcelona, combina restaurante y boutique gourmet dentro de un espacio de 400 metros cuadrados. En este caso la etiqueta “slow food” está más que justificada. Se trata de un lugar abierto los 365 días del año donde poder disfrutar con tranquilidad de una carta en la que no faltan recetas típicas catalanas elaborada a partir de productos de proximidad. En Matamala, decorado por GCA Arquitectes con mobiliario de Andreu World, además, se organizan mensualmente actividades como catas y degustaciones. Pertenece a Sensus Group, propietario también del restaurante Moka (Barcelona), entre otros.  Su horario de apertura es de 12 a 24 horas.

Wakathai
Este restaurante madrileño que abrió hace unos meses está especializado en comida peruana y del sudeste asiático con platos como el dumpling de Singapur crujiente (empanadilla hecha a la plancha, rellena de carne de cerdo y acompañada de dos salsas) o la Sopa Wantán (típica de la cocina china, elaborada con pollo de corral y wantán relleno de corvina salvaje, col china y un toque de huacatay). Al frente de la cocina está el chef argentino Walter Brandan. La carta de vinos ha sido elaborada bajo el asesoramiento del periodista gastronómico Federico Oldenburg y está compuesta por una veintena de referencias. Situado en la calle Conde Duque de Madrid, el local es luminoso y cómodo, decorado con tonos blancos y verdes.