La barra suma protagonismo en el restaurante Oter

Mucho ha llovido ya desde que hace más de treinta años Gerardo Oter fundara el grupo que da nombre a este restaurante. Ahora toca renovarse. Así, entre las novedades incluidas y concretamente las que conciernen a la barra, en ésta el usuario se encuentra ante una copiosa carta de picoteo, en la que se incluye una amplia selección de marisco; una de las peculiaridades de esta nueva etapa: ostras terciadas de Arcade, navajas gigantes gallegas, almejas de Carril, y una amplia gama de etcéteras que pueden ser degustados tanto aquí como en los salones del restaurante propiamente dicho.

Cocina vista
El suelo de damero, blanco y negro, característico de una tienda de época, da paso a sus salones renovados, con aires más modernos, en tonos rojizos y negros, con más de 27 mesas y capacidad para unas 115 personas, junto con sus privados en la planta de abajo. En esta nueva etapa estos privados son panelables y hacen del nuevo Oter un lugar excepcional para realizar todo tipo de celebraciones. Unos olivos en el patio, grandes lámparas y apliques nuevos otorgan elegancia y distinción a este establecimiento de la Calle Claudio Coello.

Otra de las modificaciones que se ha llevado a cabo en el local, es su cocina a la vista donde el chef del restaurante, Ángel Blas, sigue apostando por una cocina de mercado con un toque de originalidad en todos sus platos. Como nuevas especialidades a destacar en carta se encuentran platos como la hamburguesa de solomillo al aroma de mostaza antigua o albóndigas guisadas de ternera y choquitos.

Después, en la carta siguen teniendo presencia platos clásicos como los tradicionales rabo de toro o tostón de Cochinillo asado en su jugo, en lo que a las carnes se refiere; o el risotto de boletus con trufa negra y teja de parmesano dentro de los platos de pasta, así como el demandado rodaballo salvaje al horno entre las opciones de los pescados. Como complemento a los platos de la carta, el restaurante cuenta con una nutrida bodega, compuesta por vinos nacionales e internacionales de su amplia cava con más de 150 referencias.

Como último punto a mencionar, hay que añadir que todos los platos del restaurante Oter, donde “la gastronomía es una filosofía de vida, una forma de entender los placeres como virtudes y no como vicios”, se preparan para llevar, en especial los arroces y mariscos, mientras que, el pan y los postres (todos ellos), se preparan en el propio obrador. JI.C.

El restaurante Oter
Fundador: Gerardo Oter
Dirección: Calle Claudio Coello, 71 28001 Madrid
Capacidad: 115 comensales
Precio medio de carta: Más de 50 euros.

Diseño de carta: Ángel Blas