La cara menos conocida de Covap

Sin embargo, el Valle de los Pedroches podemos decir que es, sin miedo a equivocarnos, una de las principales zonas lecheras españolas. La recogida de la cooperativa representa un 2,5% de la cuota de producción nacional. En total son 30.000 animales en producción y 450 cooperativistas dedicados a esta labor.

Los lácteos, de momento se distribuyen sólo en Andalucía, Extremadura y Castilla la Mancha, pero significan casi la mitad de las ventas de Covap. Está en marcha incluso un plan de exportación que llegue más allá de Grecia, Túnez y Argelia, únicos países donde actualmente se distribuyen estos productos.

Por canales, a hostelería va a parar el 25% de la leche líquida, el 30% de los batidos y el 85% de la nata producida. El portfolio, sin embargo, es más amplio e incluye otros productos como los quesos de oveja, cabra, mezcla y leches enriquecidas.

La cooperativa comenzó a recoger leche excedentaria en 1964 para su venta a otras industrias. En 1997 inició los mecanismos para la implantación y certificación de un Sistema de gestión de la calidad en la industria láctea y en ese mismo año se obtuvo la certificación ISO 9002 para la producción de leche, batidos y nata UHT y en el 2000 comenzó la fabricación de quesos. Sin embargo, el impulso definitivo llegó en 2002 cuando la cooperativa inauguró una planta láctea capaz de producir doscientos millones de litros al año, con 14.000 m2 construidos y 80.000 de superficie total. La inversión ascendió a 24 millones de euros y aún el proyecto está inconcluso. Se completará con la construcción, en una segunda fase, de una nueva fábrica de quesos.

Platos preparados con prescripción
Pero la última incorporación al proceso productivo de Covap, han sido los platos preparados dirigidos prácticamente en su totalidad al mercado hostelero. La empresa lanzó bajo la marca Covap Cocina Maestra sus productos de quinta gama el pasado mes de septiembre y ya piensa, según los responsables de la compañía, en recurrir a la asesoría e incluso las acciones publicitarias y de prescripción de algún cocinero popular, aunque aún no se ha concretado nada.

Las setenta referencias que ya comercializa están agrupadas en diferentes familias: sopas, cremas, ensaladas, pastas, arroces, salsas, verduras, legumbres, pescados y carnes. Todo se elabora y envasa en las cocinas centrales que poseen dentro de una de las factorías de Pozoblanco. Algunos platos se venden congelados, otros se someten a esterilización y otros envasados en atmósfera modificada.

En estos momentos la compañía sirve estos productos a cadenas de restauración moderna como Odre y Hogaza, pero además se encuentra en fase de negociación con otras compañías punteras en este ámbito. Si se asegura un mínimo volumen de ventas, Covap personaliza los platos para sus clientes.

Con tan poco tiempo de vida, existen muchos retos por delante; lograr una red logística adecuada, ser competitivos en relación calidad / precio y mejorar el nivel de servicio aportando soluciones al canasl, desde distintos puntos de vista (costo por ración, merma, recetario, re-termalización, etc… (www.covap.es) l
E.G.G.