“La clave del sector hotelero está en lograr desestacionalizar algunos destinos”

Los datos oficiales arrojan mes a mes de récords de visitantes a nuestro país; nada menos que 54,4 millones de extranjeros entre enero y septiembre. Encargado de alojar a más del 62% de estos viajeros, el sector hotelero es pieza clave de la recuperación económica española.

Javier Mesa

Vicente Romero, presidente de AEDH.
Vicente Romero, presidente de AEDH.

Las series mensuales de la encuesta de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur) que elabora el Ministerio de Industria, Energía y Turismo son elocuentes y esperanzadoras. Si 2014 arrojó buenos datos para el sector asociado al turismo, principal industria española, el año que concluye está marcado por los consecutivos récords de visitantes extranjeros que siguen viendo en nuestros destinos la seguridad necesaria para disfrutar de un descanso.

Los últimos datos disponibles al cierre de estas páginas de la encuesta de Coyuntura Turística Hotelera del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes al mes de octubre, reflejaban un aumento interanual del 7,5% en las pernoctaciones en establecimientos hoteleros. Entre enero y octubre, las pernoctaciones aumentaron un 4,2% respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que la facturación media por habitación ocupada se situó en octubre fue de 74,9 euros, lo que supone un incremento interanual del 7,6%. Para analizar la realidad del sector hotelero charlamos con Vicente Romero, presidente de la Asociación Española de Directores de Hotel.

¿En qué momento se encuentra el sector hotelero español?
Este año batiremos el record con unos 65 millones de visitantes, somos uno de los destinos más competitivos del mundo, con unas instalaciones hoteleras excelentes. No  se puede ir mejor y estamos satisfechos, aunque tenemos que estar atentos a los posibles cambios en los mercados y, por consiguiente, hay que ser cautos y seguir trabajando duro.

Venimos de años de crisis donde el turismo ha sido un valor refugio para la economía nacional, ¿qué ha aprendido el sector hotelero en estos años de dificultades?
Espero que todos tomemos nota de lo sucedido. Creo que hace no muchos años aprendimos a adaptarnos a las exigencias de los mercados diariamente. Antes, los hoteles establecían al final de año las tarifas para los mercados y clientes del siguiente; esto hoy es inviable para algunos hoteles, salvo los que suelen trabajar con touroperadores. La oferta y la demanda nos obligan a estar más abiertos a modificar las tarifas al ritmo que marca el mercado.

¿En qué ha cambiado la crisis el panorama hotelero nacional?
La crisis ha hecho cambiar a todas las industrias en un sentido u otro, incluida la hotelera. Aunque en menor medida, el sector ha tenido que cambiar formatos de trabajo y contrataciones. A unos destinos les ha ido mejor y otros han tenido que reinventarse para poder aguantar la crisis.

¿Se percibe algún cambio de tendencia en los usos y costumbres de los clientes, tanto nacionales como extranjeros?
Por supuesto. Las tecnologías no solo han cambiado los hábitos de los clientes, sino también los de los centros de trabajo. Las exigencias de un cliente hoy no son las mismas de hace 5 años. En este sentido, debemos ver las cosas bajo otro paradigma que sería impensable hace unos años.

La creciente inestabilidad política en destinos de sol y playa más competitivos en precio ¿ha servido para que el sector hotelero nacional haya fidelizado al cliente y refuerce su posición de cara al futuro?
Prácticamente todas nuestras costas gozan de una clientela fidelizada. Lo que ha sucedido es que ante la incertidumbre de destinos fuera de nuestras fronteras el cliente nacional ha optado por quedarse en España, algo que nos ha beneficiado a todos. A buen seguro que los que han descubierto por estas circunstancias un hotel o un restaurante en nuestras costas repetirán. Nadie pone en duda la calidad de nuestros hoteles ni de los servicios que se ofrecen.

¿Qué tareas pendientes le quedan a las cadenas españolas y a los profesionales del sector hotelero?
En lo que se refiere a las cadenas y la planta hotelera en general, hay que seguir adaptado algunos establecimientos que con el tiempo han quedado obsoletos, aunque es cierto que un gran número han comenzado ya sus reformas. Por otro lado, los profesionales del sector debemos seguir formándonos y adaptándonos a las nuevas demandas de los clientes.

¿Cuáles son los principales retos de un mercado globalizado?
Debemos innovar constantemente en la calidad, los servicios y las instalaciones vinculadas al turismo. Si observamos la realidad tenemos a nuestro favor que otros competidores, por las circunstancias que todos conocemos, están en decadencia, lo que repercute positivamente en nuestros sector. Pero la clave principal está en conseguir desestacionalizar algunos destinos que tienen todos los elementos para lograrlo. Algunos ya  están trabajando en ello, pero para conseguirlo es fundamental la colaboración de todos los sectores vinculados al turismo, en especial la de las administraciones públicas.

El sector hotelero parece enfrascado en una dura competición en el terreno de la restauración.
Los tiempos cambian y las tendencias también. Hace pocos años a nadie se le ocurriría llevar a un grupo de amigos a comer a un hotel. Hoy esto ha cambiado y no solo por los grandes chef. Él fabrica el plato, pero los vende el personal de sala. Este matiz a veces se nos pasa por alto, de ahí la importancia vital que tiene que darse a los dos aspectos. Evidentemente, si en el hotel hay un jefe de cocina con nombre y reputación hay mucho ganado.

Tras los desayunos, ¿cuál será el próximo campo de batalla entre establecimientos?
Podríamos decir que las tecnologías. Personalmente me inclino siempre por el factor humano de los equipos; para mi es y será el activo más importante de un hotel. En este sentido el establecimiento que tenga un equipo humano mejor preparado será el que tendrá mayor éxito.

¿Qué han supuesto los avances en sistemas de comunicación, redes sociales y plataformas de reservas y opiniones online para los gestores de hoteles?
Las redes han propiciado un contacto más directo con el cliente, sin intermediarios y con más información a su alcance. Gracias a unos equipos tecnológicos con todo tipo de prestaciones, el usuario está en contacto continuo con el hotel por lo que conseguimos evitar muchos errores. Por ejemplo, el cliente tiene la posibilidad de seleccionar su habitación y contratar los servicios que necesite desde su móvil.

¿Cuáles son las tendencias que marcarán el futuro de los hoteles españoles? ¿Surgirán nuevas modalidades hoteleras?
La hostelería consiste en una suma de factores (servicios, satisfacción, calidad, diversión…), lo que significa que dentro de estos contextos todo puede ser mejorable. Las necesidades de los clientes son distintas a las de hace unos años, por lo tanto la imaginación de los profesionales de la hostelería será clave para ir adaptándonos a los tiempos.