La cocina tradicional catalana ya tiene marca de calidad

La directora del FICC, Pepa Aymamí, “en una época en que impera la moda de la alta cocina, la marca nace de la necesidad de posicionar la cocina tradicional y de reconocer, de una forma tangible, nuestro patrimonio gastronómico”. Cualquier establecimiento interesado en obtenerlo debe basar la elaboración de sus platos principalmente en el Corpus de Cuina Catalana que forma parte del sistema culinario catalán, que hay que definir con rigor y claridad. El distintivo consiste en una C mayúscula en negrita y una cuchara roja en posición vertical.