La Comisión Europea, contra los anuncios de comida rápida

No obstante, de momento la sangre no llegará al río, ya que desde el organismo comunitario se ha solicitado un “compromiso voluntario” por parte de las empresas para que éstas dejen de anunciar menús poco saludables. De no producirse, se tomarían medidas más drásticas. Según manifiestan desde la Comisión Europea, el quid de la cuestión radica en “educar y formar” a los padres para que sepan decir ‘no’ a la comida rápida y fomenten en sus hijos hábitos saludables. l RN