“La competencia sigue siendo la primera gama” (Andoni Martínez, de Florette)

Al ser interrogado sobre cuál es la competencia de los vegetales frescos envasados y mínimamente manipulados, Martínez aseguró que “sigue siendo la primera gama”, es decir, la materia prima tal cual. Sin embargo, señaló el representante de Florette que “es imposible conseguir los mismos niveles de seguridad alimentaria continua en primera gama que en cuarta”. Mientras que “la quinta gama (platos preparados listos para su consumo, casi siempre previa regeneración) y la cuarta son complementarias”, concluyó.

Tras haber mencionado las ventajas de esta última (ahorro de tiempo, espacio y mano de obra, productos frescos y listos para su consumo, homogeneidad del producto, garantías sanitarias,…), salieron a colación en la ronda de preguntas, algunos de los handicaps que presenta. Antonio Herrero, de la cadena hotelera Sol Meliá, puso de manifiesto que no todos los problemas de higiene se solucionan con los vegetales envasados, pues vuelven a ser un asunto crítico una vez la bolsa se abre. A lo que Castillo respondió: “Nosotros damos dos horas de vida al producto una vez abierto. Eso, complementado con el programa de lavado de manos cada hora que hemos instaurado, nos permite estar tranquilos en este sentido”.

Por su parte, Jorge Ibáñez, director de compras de Sodexho, admitió que “la cuarta gama es deseada por todo el mundo, pero tiene como barrera el precio”. Martínez señaló que la restauración colectiva supone un gran nicho para los fabricantes de cuarta gama, recalcó los valores añadidos de ésta, así como la tendencia hacia el entendimiento entre ambos sectores “cuando se valoren más los pros de estos productos”. No obstante, reconoció que el precio supone hoy por hoy un importante handicap por los estrechos márgenes con que trabaja la restauración colectiva.

Otro ámbito en el que su presencia resulta ínfima es el de la restauración tradicional. Entre los posibles motivos, el que la distribución de refrigerado esté muy poco desarrollada para productos de siete días de vida útil, de acuerdo con Martínez. l