La confianza de los consumidores avanza y alcanza niveles de 2009

El índice de confianza de los consumidores españoles creció tres puntos en el tercer trimestre del año, pasando de 72 a 75, según el último informe de la consultora Nielsen, un nivel que no se alcanzaba en nuestro país desde 2009.

De hecho, la demanda interna está impulsando el crecimiento de la economía española contribuyendo a que la previsión de crecimiento de nuestro país este año se sitúe en torno al 3%.

Uno de los pilares básicos de la confianza a la hora de consumir se encuentra en el empleo y, en este aspecto,  uno de cada cuatro personas consultadas afirma tener buenas o excelentes perspectivas de trabajo a corto plazo, un porcentaje que supera en seis puntos al registrado a comienzos de este año.

Tan progresiva es la percepción de mejora de la situación laboral como la de no estar ya en recesión. Un 31% de españoles afirma que el país ya no se encuentra en este estado, cuando a finales de 2014 solo un 20% percibía ese cambio en la situación.

No obstante, los españoles siguen poniendo en práctica medidas de ahorro, o al menos así lo hacen siete de cada diez. En particular, son tres las medidas más habituales para aliviar la economía doméstica: menos gasto en ocio fuera del hogar (60% españoles), reducir el consumo de agua, gas y electricidad (56%) y comprar menos ropa (55%). Eso sí, cuando la situación económica mejore, solo un 20% tiene previsto seguir ahorrando en salir menos, frente a casi un 50% que seguirá observando con lupa lo que gasta en luz, calefacción, agua, etc.