La economía española se oscurece

Por una parte, mientras que el IPC se situaba a finales de mayo en un 4,6%, el específico de bares, restaurantes y cafeterías, significaba incluso algo más: un 4,8%. La tasa de paro se ha situado en un 9,63%, mientras que, por otra parte, ha crecido el coste de las personas en activo, de los trabajadores, un 5,1% durante el primer trimestre (un 5,2% si hablamos del sector servicios).

Y no son los únicos datos que pintan de negro el panorama nacional: también ha caído la producción industrial, cuyo índice bajó un 5,5% según los últimos datos cerrados correspondientes al mes de mayo. Esta caida ha sido propiciada por un desplome en la producción de bienes de consumo: estimada en un –8,0% (un –10,3% para los bienes de consumo duradero y un -7,4% para los bienes de consumo no duradero). Además, también han caido actividades que normalmente han ‘tirado’ de las cifras de la hostelería, como por ejemplo la afluencia a centros comerciales. No sólo descendió el ritmo de aperturas de los mismos (en 2006, se inauguraron 786.263 nuevos centros, frente a los 621.756 abiertos en 2007), además, la afluencia a dichos centros comerciales, ha caído un 0,4% (datos de mayo) con respecto a lo que ocurría el año pasado por estas fechas.

Otro de los actores que hasta el momento ha servido para incrementar las ventas en hostelería, es decir, las salas de cine, tampoco arroja cifras positivas, ya que a pesar de los buenos resultados que se habían avanzado a principios de abril, el informe final sobre la recaudación en las salas de cine de España durante los cinco primeros meses de 2008 indica que éstas han perdido en lo que va de año casi cuatro millones de espectadores. Entre enero y mayo del pasado año las taquillas sumaban 45,9 millones de espectadores, en este 2008 sólo llegan a 42,18 millones. En términos económicos, las salas de cine han recaudado diez millones de euros menos: mientras en los cinco primeros meses de 2007 las salas de cine habían recaudado ya 250,73 millones de euros, este año sólo alcanzan los 240,35 millones.

Así, las perspectivas no son demasiado halagüeñas. Según un estudio elaborado por el BBVA, a lo largo de este segundo trimestre, la economía española podría haber experimentado un crecimiento cero. Y el PIB se situaría por debajo del 2%. Otros indicadores lo sitúan entre el 2 y el 1,6% al términar el año. l
RN