La facturación de los mayoristas de alimentación y los cash & carry no repuntará hasta 2015

Así, en 2012 la facturación disminuyó un 4,3 % respecto al año anterior, y las ventas de productos de alimentación efectuadas por los mayoristas al canal de hostelería se cifraron en unos 2.900 millones de euros 2013, representando el 49% del total. Por su parte, las ventas de bebidas alcanzaron los 3.000 millones de euros, aportando el 51% del negocio.

Los mayoristas reunieron el 36,3% del valor total de las compras realizadas por las empresas de hostelería en 2012, participación que en los último años ha registrado un moderado aumento.

Por otro lado, la actividad de los establecimientos cash & carry también mantuvo un comportamiento negativo en 2013, de manera que su cifra de negocio disminuyó un 5,3% respecto a 2012, situándose en 3.550 millones de euros, rebajándose aún más, un 6,9% durante el año 2012.

A principios de 2013 se contabilizaban unas 44.500 empresas mayoristas de alimentación, incluyendo a empresas que dirigen sus ventas a establecimientos de hostelería y a otros canales.

De este modo, la estructura de la oferta en el ámbito de los mayoristas se caracteriza por la presencia mayoritaria de empresas de pequeña dimensión de origen familiar y de nacionalidad española. A pesar de eso, destaca la presencia de varios grupos que han alcanzado cierta dimensión y que continúan aumentando su cuota de mercado.

En el año 2012 los cinco primeros operadores agruparon el 13% del negocio total generado por los mayoristas en el canal de hostelería, mientras que los diez primeros operadores reunieron el 16,6% del total de las transacciones totales.

En cuanto a los establecimientos cash & carry, a principios de 2013 se contabilizaban en torno a unos 700 puntos de venta operativos. En este mercado destaca la presencia de distribuidores de gran tamaño que acaparan gran parte del negocio, de manera que los cinco primeros reunieron en 2012 cerca del 55% de la facturación de este tipo de establecimientos.

Por todo ello, los ingresos de mayoristas y cash & carry todavía caerán en 2014, en ambos casos en torno al 1%, estimándose que en 2015 aumenten, una vez que la mejora de la coyuntura económica se traduzca en aumentos de la demanda y de los ingresos de bares y restaurantes.