La hostelería podría perder hasta 500 millones de euros con la eliminación de la exención de cotización de los vales de comida

Las empresas y trabajadores deben cotizar más a la Seguridad Social desde el pasado 22 de diciembre por conceptos hasta ahora exentos, como el plus de transporte y las ayudas a la comida, guarderías o los seguros médicos privados, entre otros. Así se desprende del Real Decreto-Ley 16/2013, de 20 de diciembre de medidas urgentes para favorecer la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores, en el que se establece que responde a la necesidad urgente de tomar medidas para potenciar la contratación estable y para acabar con el ciclo de destrucción de empleo.

Sin embargo, en el caso concreto de los vales de comida, se prevé que el cambio de hábitos de las empresas y de los trabajadores en el supuesto de desaparición de las ventajas asociadas a la exención de cotización en Seguridad Social, supondría para el sector hostelero una pérdida de 275.400 clientes, su facturación se reduciría en 498 millones de euros y se perderían a muy corto plazo 10.059 puestos de trabajo en el sector.

Además, tal y como manifiestan desde la Federación, se puede avanzar que los pluses y complementos de manutención así como otros incluidos en los convenios pueden suponer hasta un 10-12% de incremento de las bases de cotización en muchas empresas. Esta medida también tiene un resultado de freno a las posibilidades de consumo de los ciudadanos porque incrementará sus bases de IRPF, medida no muy apropiada en un momento en que tan necesario es el repunte del gasto de las familias para reactivar la hostelería, el comercio y tantos pequeños negocios.

Asimismo, se suprime la cobertura del FOGASA para extinciones de la relación laboral por causas objetivas en empresas de menos de 25 trabajadores, en concreto, la parte de la indemnización equivalente a ocho días de salario por año de servicio, medida que supone un tijeretazo tremendo para las pequeñas empresas y autónomos.