La limpieza de comedor y aseos, más relevante que el servicio

SCA y su marca de higiene global Tork han puesto en marcha, recientemente, un estudio entre 3.000 clientes de restaurantes europeos, con el objetivo de analizar qué factores son decisivos a la hora de que un cliente valore la posibilidad de volver a un restaurante.

Pese a que la calidad de la comida es lo más importante, según el estudio, 9 de cada diez clientes priorizan la limpieza óptima, tanto del comedor como de los aseos, sobre la rapidez y un buen servicio. De hecho, la falta de higiene en la cocina y una limpieza inadecuada en los aseos favorecerían que más de la mitad de los encuestados no recomendase el restaurante.

Otros resultados destacados son que:

El diseño interior y la vajilla de los restaurantes juegan un papel muy importante. 6 de 10 personas confiesa tener expectativas altas o muy altas a este respecto mientras que 8 de 10 cree que los restaurantes deberían cuidar más la calidad del menaje. Los clientes suelen fijarse en el interior de los restaurantes, en detalles como el techo, el diseño de los muebles o las flores.

Los preparativos en torno a la comida y la bebida resultan también interesantes para los clientes. El 61% de los encuestados prefiere las cocinas abiertas donde se puede ver cómo se preparan los platos mientras que el 67% agradece poder comprobar la limpieza de la cocina.

La limpieza de los aseos. 9 de 10 encuestados piensa que es importante que los baños mantengan, al menos, la misma higiene que los comedores. De hecho, la falta de higiene de los aseos suele ser la segunda razón más común por la que los clientes no quedan satisfechos del todo cuando visitan un restaurante. Aquí, los detalles son importantes, por ejemplo la calidad de los productos -como el papel higiénico, las toallitas y el jabón de manos-mejoran la experiencia de un 30% de los encuestados mientras que 6 de 10 piensan que estos productos deberían ser un estándar.

El personal atento, eficiente y feliz. En cuanto los camareros pasan por delante de la mesa es inevitable que los clientes se fijen en ellos. La cualidad más esperada en un camarero es que sea atento, según un 73% de los encuestados. En cambio, si el camarero es maleducado o grosero, un 67% de las personas no recomendaría el restaurante. Además, 4 de 10 encuestados opina que los camareros suelen parecer estresados y un 45% de las personas confiesa que lesdejaría propina si pareciese que disfrutan mientras trabajan.