La personalidad de la tierra

Y este cambio se refería, entre otros aspectos, a la elaboración de unos vinos que reflejasen la personalidad y el carácter de esa tierra de la que provenían: lo que se denomina captar la esencia del terruño.
Por este motivo, cada zona climática y cada tipo de suelo, en el que se cultivan diferentes variedades de uva, transmiten al vino gran parte de su carácter, elegancia y personalidad.
En definitiva, se trata de unos vinos con personalidad propia, excepcionales, originales y potentes.
Tal y como ocurre con el Vendimia Seleccionada 2006, la última novedad que ha lanzado al mercado la Bodega Marqués de Arienzo y su apuesta por la elaboración de vinos vanguardistas, muy en la línea de los denominados vinos de autor o de alta expresión riojanos.
Como se sabe, se trata de unos vinos en los que se refleja toda la potencia y el arraigo de la tierra de la que proceden. Además, se elaboran con uvas de excepcional calidad, son más concentrados, más frutales y están menos evolucionados por la madera.
Además, este tinto transmite a la perfección el deseo de Marqués de Arienzo de personalizar el vino y dotarle de un valor añadido: un estilo nuevo que depende de una personal filosofía enológica y vitícola.
Y como no podía ser de otra manera, se trata de un vino que lleva impreso el alma del terruño, la esencia de unas cepas y uvas excepcionales, y el carácter y la personalidad de La Rioja Alavesa.
¿Y cuáles son sus principales características? Fundamentalmente, personalidad, excepcionalidad, una altísima calidad y una producción muy limitada. l