La recesión llega a los parques logísticos y el transporte por carretera

En esta década el número de parques logísticos en funcionamiento se ha más que duplicado hasta superar el centenar. En el bienio 2007-2008 se inauguraron una veintena de nuevos recintos, en su mayoría en Madrid y Cataluña. El fuerte crecimiento de la demanda de servicios logísticos externos y de instalaciones estratégicamente situadas, bien comunicadas y diseñadas específicamente para esta actividad, junto con el apoyo de las administraciones públicas, están estimulando el crecimiento de la red de parques logísticos.
A finales de 2008 se encontraban en funcionamiento 104 parques logísticos, siendo la superficie total de los mismos de 41 millones de metros cuadrados, edificables en un 42%. Las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona se han constituido en las zonas con un mayor número de parques logísticos. En Cataluña se contabilizan 24 parques, por los 23 de la comunidad de Madrid.
Sin embargo, la progresiva saturación y el incremento del precio del suelo han motivado un desplazamiento hacia provincias limítrofes en los últimos años y en las proximidades de las vías de comunicación entre ambas capitales. Aragón es la comunidad autónoma con una mayor superficie, concentrando el 39% del total, frente al 11,5% de Cataluña y al 11% de Castilla-La Mancha y Andalucía.
La disminución del tamaño medio de los parques inaugurados ha dado lugar a un menor crecimiento de la superficie. Tras el fuerte crecimiento de 2006, en el período 2007-2008 la superficie total ha aumentado cerca de un 3% medio anual, mientras que la superficie edificable lo ha hecho en un 5%.
Aunque con una tendencia de ralentización, los ingresos por alquiler de naves en parques logísticos siguieron creciendo de forma notable, sustentados en el aumento de la superficie ocupada y de los precios. En 2008 se alcanzó una cifra de 215 millones de euros, un 13% superior a la del ejercicio anterior.
Cincuenta más, en breve
En la actualidad se identifica más de un centenar de proyectos de construcción o ampliación de parques logísticos, de los que alrededor de medio centenar tienen prevista su apertura entre 2009 y 2010, aunque debido a la coyuntura algunos de ellos podrían ser pospuestos. Si se cumplen los plazos que los promotores manejan, a finales de este último año se encontrarían en funcionamiento en torno a 150 parques, lo que supondría un crecimiento superior al 20% anual.
A corto y medio plazo cabe esperar que se prolongue el traslado de las actividades logísticas a instalaciones específicamente diseñadas para las mismas, en buena medida impulsado por el aumento de la subcontratación de este servicio.
Así, el volumen de negocio derivado del alquiler de naves mantendrá un crecimiento cifrado en el 7-8% anual en 2009-2010, viéndose lastrado por el deterioro de la coyuntura.
En algunos de estos parques se encuentran los principales operadores de servicios logísticos que trata de intermediar entre los operadores y los proveedores. Los cinco primeros grupos llegaban a totalizar que un movimiento de 200.000 Tm al año usando para ello alrededor de un millar de camiones, tanto propios como ajenos.

Atomización en las flotas de transporte de mercancías

Precisamente DBK también está estudiando los flujos de mercancías que se transportan en camiones por las carreteras de España, concluyendo que tras varios años experimentando crecimientos próximos al 10%, los datos provisionales para el cierre de 2008 apuntaban a que el valor del mercado de transporte de mercancías por carretera experimentó un descenso de alrededor del 6%, hasta los 18.000 millones de euros, en un contexto de gradual debilitamiento de la demanda.
Después de contabilizar aumentos situados en torno al 9% en 2005 y 2006, el volumen de negocio agregado de las empresas de transporte de mercancías por carretera registró un crecimiento del 6,7% en 2007, unos 19.100 millones de euros.
Los datos provisionales de evolución del mercado en el ejercicio 2008 muestran un cambio de tendencia, en paralelo al deterioro del comportamiento de la actividad económica. Así, para el conjunto de 2008 se apunta un descenso situado en torno al 6%, lo que situaría el volumen de negocio en unos 18.000 millones de euros.
Las previsiones para 2009 apuntan a una nueva caída del valor del mercado, de similar cuantía a la contabilizada en 2008, en un contexto de debilidad de la demanda. De esta manera, el volumen de negocio podría descender por debajo de los 17.000 millones de euros.
Las empresas se enfrentan a un entorno de creciente competencia, lo que previsiblemente se traducirá en la desaparición de operadores de pequeña dimensión y en la intensificación de las operaciones de compra de empresas, lo que permitirá avanzar en el proceso de concentración de la oferta, tanto a escala nacional como internacional.
La estructura empresarial del sector se caracteriza por la fuerte atomización de la oferta, contabilizándose al cierre de 2007 un total de 122.064 empresas. La mayor parte corresponde a empresas que cuentan con un solo vehículo, si bien este grupo ha reducido su participación en los últimos años, pasando a representar el 54,6% en 2007, frente al 58,3% registrado en 2005.
En 2007 el número de vehículos autorizados para el transporte de mercancías por carretera se situó en unos 573.400, un 3,8% más que en 2006, mientras que la capacidad de carga ascendió a 7,1 millones de toneladas.