La restauración comercial europea se mantiene en buena forma

Durante el año 2006, la restauración comercial en Europa confirmó su buen estado de forma. Como muestra valga un botón: los cien primeros operadores –en cuanto a volumen de negocio- facturaron unos 52.700 millones de euros, o lo que es lo mismo, un 6,58% más que durante 2005. El sector lo hizo bien, y se comportó de forma bastante homogénea.

Y en lo que a cifra de negocio se refiere, España e Italia fueron los principales mercados para esta restauración comercial. Ésta, en nuestro país generó unos ingresos de casi 99.000 millones de euros, mientras que en Italia se rebasaban con creces los 76.000. Tanto en uno u otro país, el grueso del negocio lo cargan sobre sus hombros los restauradores independientes: casi un 95% del mercado español, y aproximadamente un 72% del italiano.

Aún así, a pesar de haberse constituido en los primeros mercados en cuanto a cifra de negocio, ni el español ni el italiano fueron los que más crecieron a lo largo de 2006. Dicho logro le correspondió a Reino Unido, donde la restauración comercial creció un 4,62% con respecto a lo que sucedía en 2005. El mercado inglés, estuvo marcado por grandes fusiones y adquisiciones, de las que uno de los últimos ejemplos ha sido la batalla mantenida por varias firmas por hacerse con el control de La Tasca, grupo especializado en tapas, que, finalmente fue a parar a manos del consorcio comandado por el magnate Robert Tchenguiz.

Alemania, por las nuevas ideas
El segundo mercado en el ranking del crecimiento durante 2006, fue el alemán. Alemania ha sabido aprovechar el tirón del Mundial de Fútbol celebrado el año pasado, y mantener la bonanza una vez terminado. Y, de hecho, una de las principales variables que propiciaron este crecimiento no fue precisamente el citado mundial, sino los cambios y las nuevas ideas llegadas al sector: bares al estilo japonés, de tapas típicas germanas, acompañadas de cerveza y santuarios de la patata… la diversificación se ha convertido en el mejor arma para los teutones.

La restauración comercial francesa ha estado marcada por el cambio de tendencia. Desde que Gira Sic anunció que el 80% de las comidas que se sirven en el país vecino cuestan menos de quince euros, la restauración se ha puesto las pilas. Un grupo de emprendedores, liderados por Exki o Cojean, han dado un salto cuantitativo importante con sus nuevos conceptos; Flo se ha vuelto pizzero; Freres Blanc sirve tapas por doquier…y todo ello porque el cliente no quiere esperar, desea calidad y frescura, originalidad y D.O. en los productos, capacidad de elegir en formatos y precios sin olvidar intangibles como la tematización, la animación o la innovación. A la restauración organizada francesa no le ha quedado más que adaptarse a la nueva situación: implantarse en cualquier lugar donde haya clientela, ajustar el servicio y destacar los valores nutricionales de sus platos. Pese a todo, la restauración comercial ha registrado sus mejores resultados en los ultimos ejercicios: casi un 2% de crecimiento para la restauración organizada, con relacion a 2005 y un magnífico 6,38% para las cadenas.

En lo que a cadenas comerciales se refiere, el gigante McDonald’s volvió a ser el que mejores resultados mostró, alcanzando unas cifras próximas a los 16.000 millones de euros: un 9,30% más que en 2005. l Ana I. García