La Toná, auténtica taberna andaluza en la capital

Araíz de estos datos, se consideró justo abrir una auténtica taberna andaluza en la capital. Así nace La Toná, sin prejuicios sobre el norte o el sur, aspecto, por cierto, muy subjetivo. Si no, pregúntenle a un chileno qué es el sur.

Tras más de un año de actividad y con seis locales abiertos, La Toná es hoy una realidad empresarial compuesta por un equipo de profesionales de diversos ámbitos, que incluyen la gastronomía, el diseño y la gestión de empresas, que día a día trabajan por ofrecer todo el microuniverso de la sencilla cocina tradicional andaluza combinándola con un ambiente contemporáneo, y donde la máxima calidad y los mejores precios van de la mano.

Son muchos los aspectos que los socios gestores señalan como clave del éxito, no obstante a ellos les gusta resumirlos en tres:
En primer lugar está el concepto de restaurante como tal. En cualquier restaurante se debe ofrecer una buena calidad, a un precio adecuado y con un servicio cordial y cercano. Todo ello se consigue desde el principio de toda la cadena de valor. No en vano, uno de los socios es Pablo Terrón, un reconocido chef del Puerto de Santa María (anteriormente trabajó en varios restaurantes con estrella Michelín), que diseña y trabaja cada una de sus recetas con todo el cariño y atención que la cocina andaluza requiere (vaya un ejemplo: para las frituras se utilizan harinas traídas expresamente desde su tierra natal). Tras la elaboración de la carta, siempre acompañada de una copa de la mejor manzanilla o del más refrescante rebujito, viene un concepto de local inigualable y un servicio exquisito, fruto ambas cosas de otros dos de los socios cuyo origen empresarial se sitúa en los sectores del ocio y la arquitectura/construcción. Hay que mencionar aquí al resto del equipo central: Aroa, Diana, Maia, Jesús y Manuel, y a todo el equipo de cocineras y camareros, puesto que “sin su ayuda, dedicación y sacrificio, nada hubiera sido posible”, señalan los socios. Con todo ello, se llega al consumidor con una propuesta de valor que está siendo enormemente aceptada, situándose en el puesto 337 de 6.038 restaurantes en Madrid y una valoración del 92% de recomendaciones, según el ranking de TripAdvisor. La Toná es una empresa que se siente muy orgullosa de su equipo y sus resultados, no cabe duda.

Proveedores adecuados
El segundo aspecto clave es rodearse de los proveedores de materias primas y servicios adecuados. Para La Toná contar con “socios” (como a ellos les gusta llamarles) de la talla de Mahou, Pepsi o Barbadillo -con su apoyo desde el primer día y a largo plazo-, u otros como Codisys en el papel de partner tecnológico -con quien firmaron un acuerdo de exclusividad para el equipamiento de sus locales y de los servicios centrales, con la solución Codyshop Rest como ERP vertical para el sector que incluye las áreas de Venta en sus establecimientos, Compras, Almacén, Gestión Comercial y Contabilidad 100% integrada-, ha sido clave para llegar hasta hoy con la solidez de cualquier gran grupo, aun teniendo un tamaño todavía menor. La apuesta por Codisys y su conjunto de soluciones y servicios globales, asegura a La Toná un único punto de contacto para cualquier necesidad a nivel operacional.

Por último, no se podrían olvidar a los inversores. El modelo de expansión que ha puesto sobre la mesa La Toná es también muy diferente en ese aspecto. Los inversores aportan el capital, pero es La Toná quien actúa como gestor y proveedor de los restaurantes, a cambio de una participación en cada uno de ellos. Esta fórmula permite al potencial inversor acceder a un restaurante con una inversión mucho menor frente al resto de las cien alternativas (o más) que posiblemente existan en el mundo de las franquicias, y sin cánones, ni royalties ni otros costes que al final se traducen en un menor retorno para el inversor. Así, sus inversores actuales ya han recuperado su capital o esperan recuperarlo en menos de dos años, aseguran los socios y se lo agradecen enormemente a todos por su confianza. El equipo de relación con inversores, encabezado por el cuarto socio de la enseña, es consciente del menor ritmo de crecimiento que esto puede suponer, pero como concluye entre risas: “este es el estilo andaluz de los grandes ejecutivos que nuestra tierra ha dado, trabajo duro, sin prisa pero sin pausa”.

Resumiendo, una regla de tres; equipo interno, proveedores e inversores, todo ello orquestado por un equipo de cuatro socios donde cada uno aporta lo que mejor sabe hacer, y todos trabajan por aportar lo máximo. Esto hoy supone una fórmula de éxito para su cadena de seis locales, que confían en expandir en las más de quince aperturas previstas para este año, y las que vendrán el año próximo en otras provincias de España.

Más información en el teléfono 917 524 285 o en el correo electrónico info@cervecerialatona.com. JRN