La Vaca Argentina, referencia en steakhouse

La Vaca Argentina que en la actualidad posee catorce locales (doce en Madrid y dos en Valencia) se ha convertido en uno de los referentes de steakhouse al más puro estilo neoyorquino. Esta cadena de restaurantes es propiedad desde principios del 2008 del Grupo Zena, que la adquirió a sus creadores, el grupo Zeland.Esta cadena de restaurantes es propiedad desde principios del 2008 del Grupo Zena, que la adquirió a sus creadores, el grupo Zeland.

En la carta de los restaurantes destacan sus cortes de bife, entraña, asado de tira, chuletón y solomillo, especialidades que se han mantenido con éxito en carta durante más de 15 años y que ahora se completan con una nueva selección de carnes preparadas al estilo New York, esto es, asadas al punto menos en parrilla de carbón vegetal y condimentadas con las más variadas especias made in USA.

El Ribeye Steak (corte de lomo alto), el Beef Short Ribs (costillar de vacuno) o la Ribeye Burger (una hamburguesa de lomo alto de 300 gramos que si sirve sin pan, con patatas puentenuevo, pimientos caramelizados y trigueros) se diferencian de las carnes tradicionales argentinas en el punto especiado que se les da en su preparación. Así lo explica Joaquín Fernández, responsable de cocina de La Vaca Argentina. Con más de once años de experiencia en el grupo, ha diseñado una suculenta carta de carnes entre las que destaca el T-Bone, todo un clásico en los fogones neoyorquinos. Se trata de un corte especial de lomo bajo y solomillo, con hueso central en forma de T, que ofrece un sorprendente contraste entre la terneza del solomillo y la intensidad sápida del bife.

Las carnes estilo New York se sirven acompañadas con dos salsas que realzan su característico sabor a elegir entre la L’VCA Special Sauce, una salsa Steakhouse única de la casa, y la Manhattan Sauce, a base de cebolla caramelizada, bacon y setas, y se pueden complementar con guarniciones variadas de patas fritas caseras, patatas asadas, patatas gratin (con crema de queso) o pimientos de Guernica.

Obrador propio
Desde el picado de la hamburguesa, hasta el minucioso corte de cada pieza -que proceden en su mayoría de ganado argentino-, pasando por la preparación de las salsas, guarniciones, y, por supuesto, de los postres, se realiza artesanalmente en su obrador con productos 100% naturales y frescos. Cada uno de sus restaurantes ofrece un servicio impecable y una decoración diferente que ha sido mejorada con ocasión de la Navidad por el estudio de Ignacio García de Vinuesa.

Es importante también la formación que se otorga a los parrilleros, dada la importancia que adquiere la destreza en la preparación de las brasas, tiempo de presencia de las carnes en la parrilla y momentos en los que hay que sazonar y aliñar las carnes.

En definitiva, una materia prima excepcional, una sala muy cuidada y la mejor relación calidad-precio (el ticket medio ronda los 30 euros) definen la filosofía de la empresa. JR.N.