LA VIÑA consigue la prohibición de las barras de degustación en la Comunidad de Madrid

LA VIÑA ha conseguido la prohibición de las barras de degustación contempladas en la Ordenanza de Dinamización de Actividades Comerciales en Dominio Público.

La Dirección General de Seguridad, como órgano competente en materia de espectáculos y actividades recreativas, acaba de asumir el pronunciamiento del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 16 de noviembre de 2016 y el informe del Servicio Jurídico de la Consejería de Economía y Hacienda de la CAM, que concluyen que: “Las ‘barras de degustación’ para el consumo de bebidas y comidas en establecimientos comerciales deben ser catalogadas como servicios de bar, cafetería y restaurante o similares, y por tanto, deben estar excluidas del ámbito de aplicación de la Ley de comercio de la Comunidad de Madrid, al tratarse de una actividad sujeta a una legislación específica y por tanto dentro del ámbito de aplicación de la Ley 17/1997 de 4 de julio, de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad de Madrid”.

El escrito remitido a LA VIÑA por parte de la Dirección General de Seguridad reconoce que “la citada actividad de barra de degustación se entiende participa de la misma naturaleza que la dispensada por los tipos de establecimiento bar, cafetería, bar restaurante o similares, debiendo someterse, los establecimientos que ofrezcan dichos servicios, a la obtención de la oportuna licencia municipal de funcionamiento o a la formalización de la declaración responsable”.

Esta petición de anulación de las autorizaciones de las ‘barras de degustación’ fue iniciada por LA VIÑA y la FRAVM (Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid) a raíz de una consulta formulada en escrito del 22 de febrero de 2018 por los presidentes de ambas asociaciones.

Como la asociación manifestaba en su escrito, la concesión de la instalación de estas barras de degustación bajo una licencia de comercio suponía una competencia desleal para los negocios de hostelería legalmente establecidos y la creación de ‘locales de hostelería encubiertos’ bajo una licencia de comercio en zonas de Madrid protegidas por la ZPAE que imposibilitaban la concesión de nuevas licencias de hostelería.