LaLola de las Arenas, el tapeo más genuino con nombre de mujer

El último restaurante en sumarse tiene nombre de mujer, laLola de las Arenas.

Los cocineros Quim Marqués y Manel Marqués (Suquet de l’Almirall y creadores de la paella DO Barceloneta), y el bodeguero Nacho Prats firman este nuevo local en donde han apartado los arroces y pescados, para rendir un tributo a la tapa genuina, pero sin calificativos ni ubicaciones. Como ellos mismos aseguran, “si laLola fuese mujer sería mediterránea, atractiva, decidida, moderna, abierta, simpática… Una mujer que pisa fuerte y deja huella en aquellos que la conocen. Y así es laLola”.

El proyecto se abre después de muchos años de gestación y nace con un lema: “cocina sin complejos”. Una cocina sencilla y sin corsés. “No queremos ser un ‘local de tapas’ más. ¿Damos tapas? Sí. Y platillos. Y raciones. Y bocadillos. Y desayunos. Todo de primera calidad. No queremos atarnos a ninguna etiqueta. Cocina catalana, madrileña, andaluza, española… ¡Qué más da! Somos cocineros y nos gusta cocinar”, explican los restauradores.

LaLola está abierta desde las diez de la mañana hasta la una de la madrugada, 363 días al año, por lo que ofrecen desde desayunos a cenas, pero siempre con sabor a cocina española. Son platos revisados, actualizados y servidos en formato pequeño. Tomate, escalibada, aceitunas, tomillo y queso de Maó, croquetas de pollo y ‘pata negra’, tortilla rota con patatas de Mallorca, almejas con judiones de La Granja, arroz negro con all-i-oli de mortero o costillitas de cabrito de Segovia rebozadas ,son algunas de les propuestas de la carta. Entre sus excentricidades (o puntos más originales), la carta de postres, que se presenta en forma de atril del que cuelgan diferentes instrumentos: una pandereta, una bocina, unas castañuelas… El cliente ha de tocar o señalar al camarero el que ha escogido. Es un ejemplo del aire distendido y desenfadado de este local de tapas que, sin embargo, no quiere ser un “local más de tapas”.

Diseño e interiorismo dinámico
El establecimiento, de 360 m2 y una capacidad para 180 comensales, ha sido diseñado por el estudio de interiorismo Xuclà. Josep Lluís Xuclà y su equipo han ideado un restaurante fresco y dinámico, con mucha personalidad, que combina diferentes estilos y materiales. Un rótulo de laLola, creado por la diseñadora gráfica Esther Gálvez, autora de la imagen global, da la bienvenida al comensal. En el exterior, el rótulo enmarca una terraza de 130 m2 en la que destacan unos sofás de Philippe Starck y la vegetación mediterránea (olivos, limoneros, naranjos, romero y laurel) que rodean las mesas. En el interior, el nombre de laLola divide dos espacios bien diferenciados. A la izquierda, una barra que conecta con la cocina, con capacidad para diez personas, y a la que se puede acceder previa reserva. Y a la derecha, un mural creado por el artista Enric Sant que evoca la viña, el mar y el Suquet de l’Almirall, el restaurante que patronea Quim Marqués en el barrio marinero de la capital catalana.

En la fachada del local aún destaca otro elemento, en este caso del ilustrador Juan Linares, creador de los iconos de laLola, presentes también en el merchandising, en la web y en el blog del restaurante.

El equipo humano de laLola
En el día a día y al frente de la cocina de laLola está el chef Antonio Belmonte. Formado en la Escuela de Hostalería Hofmann y en las cocinas de diferentes restaurantes —entre ellos Mugaritz, en Errenteria, y Me, en Barcelona— Belmonte es uno de los pupilos del Suquet de l’Almirall, donde ha trabajado en tres etapas diferentes, la más reciente desde octubre de 2010 hasta la apertura del nuevo local.

Quim y Manel Marqués llevan dos décadas al frente del Suquet de l’Almirall, un pequeño local del barrio de la Barceloneta convertido en todo un referente de la cocina marinera. Paralelamente han tenido tiempo de escribir libros, colaborar en programas de radio, participar en tertulias, talleres culinarios y diferentes actos gastronómicos dentro y fuera de nuestras fronteras. Por su parte, Nacho Prats se inició en el mundo del cava en 1987 después de miles de proyectos, perfumes y aromas. Primero, en Caves Ferret, después en Caves Mas, hasta que en el año 2000, con el cambio de milenio, nació su criatura: Es Trac. Desde este momento no ha dejado de sorprender con nuevos vinos de gran calidad. JIsabel Acevedo.

Fotos: Enrique Marco