Las máquinas toman los espacios públicos

Los últimos años han sido positivos para el mercado de máquinas expendedoras automáticas de alimentación y bebidas, ya que España, comparado con otros países de su entorno, es un mercado que aún posee un gran potencial. Y sobre todo en lugares como hospitales, universidades e incluso la calle, lo que se ha llamado vending público, más que en el ámbito del llamado vending cautivo (empresas e instituciones).

En cuanto a producto, los sólidos también van año a año pegando bocados a la tarta del vending en España. El avance es lento pero seguro, al mismo ritmo que el consumidor se va abriendo a nuevas costumbres. ¿Por qué no comer una pizza o un plato de pasta que salgan de una máquina de vending? De momento, pocos son los que lo hacen. Los frenos son principalmente culturales, aunque sí hay desarrollos como la Just Fries de Restaura Technology, una máquina de vending que ofrece patatas fritas o el Spaghetti Cooker fabricado por Frijado y comercializado por Tecnimel (ver RN 76 pag. 54).

Lo que sí viene siendo una tendencia en los últimos años es el avance de las máquinas de sólidos, especialmente las de snacks y así lo pone de manifiesto Benjamín Fernández, de la compañía Necta Vending: “Antes te demandaban sólo café, y ahora, sin embargo demandan máquinas de espirales para snacks, para tener algo que picar al lado”. El mercado, por tanto, tiende a integrar alimentos y bebidas (frías y calientes) en una sola máquina. Por otro lado, señalan desde la Asociación catalana de vending (ACV) que el consumo de bebidas calientes se ha reducido un 20% desde la entrada en vigor de la ley antitabaco, aunque Fernández asegura que en Necta en particular no han sufrido este efecto. “Sí ha afectado a fabricantes de máquinas de tabaco, pero nosotros no hemos notado que la gente deje de consumir café de máquina por no poder fumar al lado”


Ocho por habitante
El parque de máquinas expendedoras de alimentación y bebidas en España asciende a 285.000 unidades, de acuerdo con los datos de ACV. Si tenemos en cuenta el total del vending: alimentación, que supone la mayoría, tabaco y no alimentación (juguetes, condones, etc…) obtenemos en España un ratio de 8,3 máquinas por habitante, muy por debajo de mercados ya muy maduros como Japón (50 máquinas/hab.), EEUU (25 máq/hab.), Holanda (12,3) o Italia (10,6). Esto significa que aún queda un amplio recorrido para los equipos de vending en España. De hecho, las ventas, ya sean por sustitución de las antiguas o por nuevas instalaciones ascendieron el pasado año a 36.772 unidades creciendo de 2004 a 2006 en un 6%, dos puntos por encima de la media europea.

La mayor parte de las expendedoras de alimentos y bebidas están situadas hoy por hoy en fábricas (35%) y oficinas (25%). Es el llamado vending cautivo, que se concibe como un beneficio para el empleado. Dentro de esta modalidad una tendencia que cada vez se afianza más, explica Fernández, es “mirar por la calidad” por ejemplo incluyendo entre los productos dispensados el café gourmet. Mientras, el consumidor se habitúa a utilizar las expendedoras en lugares públicos: gimnasios, estaciones, aeropuertos,… incluso en la calle donde existen franquicias, sobre todo en el norte de la Península, cuyos franquiciados poseen locales a pie de calle a los que proporcionan todo tipo de equipos dispensadores automáticos.

El mercado de los equipos de vending, al contrario que el de los operadores, está concentrado en unas pocas manos: Saeco, Jofemar, Azcoyen, Necta, Nestlé, Bianchi, Frigicoll o Rhea son algunos de los fabricantes punteros. Las bebidas calientes y los sólidos son sus principales terrenos de actuación ya que en el de bebidas frías, según Fernández, las multinacionales de los refrescos tienen mucha mano. Indica Fernández que en ocasiones para asegurarse el consumo de sus productos, éstas ceden las máquinas adquiridas a fabricantes americanos en base a acuerdos internacionales.

En unos años, auguran los expertos, lo más habitual será el pago por móvil, con tarjeta de crédito o débito o con tarjeta de saldo de la empresa donde está instalada la máquina de café, pero en la actualidad, aunque la mayoría de los equipos son compatibles con estos desarrollos, sólo un 10% de los usuarios, aproximadamente, lo utiliza.
Como conclusión, el jefe de marketing de Necta vending asegura que “las máquinas de vending son cada vez más intuitivas para el usuario final, quien en todo momento quiere estar informado del proceso que se está llevando a cabo en su interior. Los desarrollos además son cada vez más seguros, antivandálicos, algo muy importante para el operador, que es quien asume los riegos”.

Elia García

Las novedades de Azkoyen
En los últimos meses, Azkoyen ha estado centrada en el lanzamiento de la nueva gama de equipos para bebidas calientes Free-standing Sienna, disponible en dos alturas y versiones espresso e instant. Su desarrollo se ha orientado a su manejabilidad, su sencillez para la limpieza y mantenimiento y, sobre todo, a posibilitar al operador un mayor margen de beneficio, por ejemplo, ofreciendo dos tipos de café a precio diferenciado.

Por otro lado, la firma ha finalizado el proyecto de vending modular Brisa/Mistral que consta de catorce modelos diferentes de máquinas de snacks/bebidas frías/alimentación que se pueden conectar con equipos de bebidas calientes Tempo y Sienna.

Respecto al tema de seguridad de los equipos, hay que subrayar que la serie Sienna cuenta con kits antivandálicos que incluyen sistema de antiapalancamiento de la puerta y protección del frontal mediante refuerzos metálicos. La gama Brisa/Mistral incorpora plásticos y cristales de alta resistencia al impacto y con un módulo de pago antivandálico con seis puntos de anclaje, protección de entrada de monedas y teclado de acero de alta resistencia. Por último, existe un kit de anclaje pared o suelo para todas las máquinas.

www.nectavending.es
www.azkoyen-vending.com

www.frigicoll.es
www.nestle.es
www.jofemar.com

www.rheavendors.com
www.saeco-iberica.com
www.bianchiindustry.com