Las mujeres jóvenes y los hombres maduros tiran de la comida rápida en España

El mercado de restauración en el entorno de comidas rápidas (en cualquiera de sus variedades: Hamburguesas, Pizza, Bocadillos, Sándwiches y Pollo, y excluyendo el envío a domicilio), generó durante el año 2005 un total de 1.531 millones de euros, según los datos del panel NPD CREST, elaborado por la consultora NPD. Esta cifra representa un ligero aumento del 0,3% con respecto al año anterior.

Durante ese periodo el tráfico de personas descendió un 0,8%, situándose en 312 millones el total de visitas en algún tipo de restaurante de comida rápida. El ticket medio por comensal alcanzó los 4,92 euros, lo que nos indica que la comanda de una visita individual suele moverse en el entorno de facturación del menú.

Por su parte, los envíos a domicilio representaron una la cifra de negocio de 1.013 millones de euros, con un volumen de visitas de 204 millones. En caso de incluirse el delivery en este segmento, el volumen total de ventas alcanzarían los 2.564 millones de euros
El perfil del consumidor que acude a este tipo de restaurantes, está repartido de igual manera entre hombres y mujeres, sólo que, una vez realizados cortes por edad, se encuentran diferencias sustanciales.. En este sentido, entre 18 y 24 años, grupo que supone un 20% de las visitas, el perfil es claramente más femenino y volcado en un consumo realizado en las cenas. Por el contrario, en el rango de edad, entre 35 y 49 años, que supone un 29% de las visitas, el perfil es más masculino y está más concentrado en las comidas.

Lugar de consumo
Respecto al lugar de consumo, el realizado en el local es el más destacado concentrando un 72% de las visitas. En aquellas ocasiones donde la visita consume los productos en el local, se logra que el ticket medio por comensal suba un 20,5%, debido al diferente “mix” de producto para consumo en el local o fuera del mismo.

La presencia de niños en este segmento es muy relevante, están presentes en un 52% del total de visitas. La principal ventaja reside en que, cada vez que hay niños en la mesa, conseguimos sentar a casi el doble de comensales que cuando se trata solo de personas adultas, aunque el ticket medio por persona es ligeramente inferior en las ocasiones con niños.

La motivación de consumo de comida rápida es principalmente social en el 55,8% de los casos. Este tipo de visitas sociales congregan a un mayor número de personas en la visita, que llega en el 50% de las veces a tres o más personas; frente a los motivos de conveniencia que suelen generar mayoritariamente visitas de una o dos personas, con menor incidencia de grandes grupos. Las ventajas de atraer visitas sociales las encontramos tanto en el ticket medio por comensal generado, que es superior en un 7%, como en número de comensales que pasa de las 2,2 personas por visita de conveniencia a las 2,8 personas cuando se trata de visitas sociales. l