Las razones de Ducasse

Porque Ducasse también explica que sus empresas francesas seguirán tributando en Francia. Aún así, si lo que deseara Ducasse fuera aumentar algo más su patrimonio, en Mónaco ha dado con el lugar idóneo.

Porque actualmente Mónaco es uno de los pocos paraísos fiscales que, de forma oficial, quedan ya. De hecho, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) la lista de ellos estaría compuesta por el Principado, además de por Andorra y Liechtenstein. ¿Cuáles son las variables que convierten a Mónaco en un paraiso fiscal? Para empezar, los monegascos no pagan impuestos sobre la renta de las personas físicas, ni al capital, y la tasa de sucesiones es mínima. Aparte de estos beneficios más dirigidos a ‘fortunas personales’, el Principado está incluida dentro de las legislaciones más opacas en materia fiscal, practica el secreto bancario, no está sujeto a ningún acuerdo de doble imposición y ofrece ventajas fiscales para empresas de gestión de multinacionales y para industrias de vanguardia no contaminantes.

Qué es un paraiso fiscal
Desde el auge de la famosa Isla de la Tortuga, donde los antiguos piratas tenían su improvisada sede y ocultaban y sacaban el máximo partido de los botines que confiscaban, los paraísos fiscales han proliferado en forma de diversos estados que actuaban de modo similar para empresas y particulares. Actualmente, para ser calificado como tal, los estados deben cumplir ciertos requisitos, cada vez más perseguidos
Normalmente se entienden como paraiso fiscal territorios o estados en los que los impuestos son nulos o prácticamente nulos y que ofrecen varias formas de sacar provecho de esta circunstancia: o bien, haciendose residente fiscal de dicho territorio o, como en el caso de Ducasse, adoptando la nacionalidad. El primer supuesto se ha dado no pocas veces entre las personalidades del deporte. Las compañias también pueden hacerse residentes fiscales de dichos paises pero (sobre todo en los paises pertenecientes a la OCDE), la legislacion les pone todas las trabas que le son posibles.

En resumen, un paraiso fiscal suele caracterizarse por un sistema fiscal dual: Por un lado se legisla a los nacionales y por otro a los terceros pertenecientes a otros estados. Además, y esta es, como se ha señalado una de las características diferenciadoras de Mónaco, en ellos se da la variable de cofidencialidad bancaria o, lo que es lo mismo, se mantiene en secreto y en anonimato los movimientos y el desarrollo de las actividades de las entidades financieras. En tercer lugar, existe una ausencia de cualquier norma que limite o controle los movimientos de capitales: se permite el reciclaje de éstos utilizando como soporte la estructura jurídica y fiscal que ofrece el paraíso fiscal. Y, por último, estos estados también presentan la existencia de una red de comunicaciones, de todo tipo, que favorezcen el movimiento de bienes y personas. l
A.I.G.

Algunos números
• Actualmente entre cinco y siete billones de dólares (entre 3’15 y 4’41 billones de euros), se encuentran en paraisos fiscales.
• Las Islas Caimán son, por tamaño, el quinto mercado bancario del mundo.
• El 90% de las inversiones interiores de India se realizan vía Islas Mauricio.
• Recientemente, Irlanda recuperó 1.000 millones de euros tras una investigación de cuentas ilegales en paraisos fiscales.
• Una investigación llevada a cabo en Reino Unido estimó que más de 1.900 milllones de libras (casi 2.400 millones de euros), procedentes de la evasión de impuestos están en centros financieros ubicados en paraisos fiscales.
• En EEUU, las estimaciones apuntan a que entre 40.000 y 70.000 millones de dólares (entre 25.200 y 44.100 millones de euros) procedentes de la evasión de impuestos se hallan en estos centros financieros. l A.I.G.