Las rebajas continúan en verano

La Nova, ofrece desde el 15 de junio hasta el 31 de agosto a todos sus clientes la posibilidad de no pagar ni el vino ni el postre. Sólo por pedir un primer plato y un segundo por persona podrán beberse una botella de Rioja valorada en veinte euros, y si además uno de esos platos es “Canguro” o “Buey de Nebraska”, gratis tendrán “Sopa de chocolate” de postre.

El multiespacio 84 Lounge & Coffee, está en pleno centro de negocios de Arturo Soria, rodeado de empresas que han reducido su personal, lo que obviamente significa reducción de clientes. Una de las medidas para luchar contra esta bajada de afluencia han sido “las rebajas de julio” (entre un 10 y un 60 por ciento). Por otro lado, se ha producido un restilyng: un logo más impactante, una terraza con césped, y mayor cuidado en el interiorismo, y se han incluido actividades de entretenimiento y guardería para niños los fines de semana. El objetivo es no ceñirse sólo a la clientela empresarial, y con este ánimo también se ha presentado una carta de pinchos enfocada a la tarde o a aquellos que quieren una cena ligera.

Desde la cadena Depintxos, con tres locales en el corazón de los negocios de Madrid, aseguran mantenerse a pesar de la crisis. No obstante, buscan abrir más el abanico de clientes con sus nuevos pintxos: “biopintxo” “pintxo vegetariano” o el “pintxo sin gluten”. Por otro lado, cada vez que los clientes consumen un pintxo reciben un cupón para canjear por otro producto similar. Hay también descuentos de hasta un 10% en los pedidos para llevar.

Zahara fue uno de los primeros de la Gran Vía en poner en marcha un plan anticrisis con platos más baratos, sin variar calidad ni cantidad. Hoy apuntan a algo más positivo y han sustituido la palabra “anticrisis” por “brotes verdes”. Se mantiene la política de precios comedidos pero la comunicación se ha dirigido a un lado más optimista.

Al igual que Zahara, la enseña Vitamina comenzó hace unos meses la rebaja de sus platos estrella. Hoy están centrados en el lanzamiento de nuevos productos de temporada (especialidades que no figuran en carta y que han desarrollado especialmente de cara al verano) con precios igualmente asequibles a cualquier bolsillo.

Otros establecimientos como Almacén de pizzas en San Sebastián de los Reyes (Madrid), propiedad de la cadena argentina del mismo nombre, sólo disminuyeron el precio del menú del día, que aún se mantiene ya que es en el horario de comidas de lunes a viernes el más sensible a la situación económica de los clientes.

Otras ciudades se suman a la ola de descuentos

En Semproniana, el restaurante gastronómico que la chef Ada Parellada regenta en Barcelona, se ofrecen “cenas a precio de edad” para menores de 35 años. Sólo presentando el DNI podrán pagar por los años que tienen. Es decir, una persona de 23 años pagará 23 euros. Y más llamativa aún es la iniciativa del restaurante A Dios pongo por testigo (Valladolid), de lunes a viernes al mediodía se ofrece un menú por la voluntad.

Ni que decir tiene que este articulo sólo refleja una pequeña parte de las iniciativas que están tomando los empresarios hosteleros para afrontar una baja afluencia y/o consumo en sus locales. Esto hacen de los meses veraniegos una ocasión propicia también para salir a disfrutar de la comida despreocupándose de gastar demasiado.