Las Rutas del Vino y del Cava del Penedés

La labor del Consorcio es la promoción y gestión de este proyecto integrado por siete rutas diferentes que discurren por esta comarca vitivinícola barcelonesa. La búsqueda de fondos es una de sus principales funciones. En su mayoría, provienen de diferentes instituciones públicas, si bien, las empresas implicadas en el proyecto aportan una cuota anual de 180 euros que Pinyol califica de “prácticamente simbólica (…). Para que la empresa lo sienta como algo más suyo”, concluye.

Promoción
El material de promoción incluye folletos, señalización sobre el terreno, web, y por supuesto una guía por cada una de las siete rutas del vino y del cava que se han definido. En ellas se puede encontrar una detallada descripción en catalán, castellano e inglés, de los lugares, ya sean bodegas, hoteles, restaurantes, etc… recomendados.

El Consorcio colabora con la Generalitat de Cataluña y a nivel nacional con la Secretaría general de turismo y Acevin (Asociación de ciudades del vino de España).
“Si eres restaurante y quieres formar parte de alguna de las siete rutas que tenemos, tienes que solicitarlo. Luego los técnicos revisan que se cumplan los requisitos. Tenemos un reglamento de calidad basado en cuestiones turísticas como por ejemplo que una bodega tenga zona de aparcamiento, idiomas, horarios de visitas,…”, indica la directora del proyecto.

Público
Las Rutas del Vino y del Cava del Penedés son seguidas por muchos catalanes, de acuerdo con Pinyol, aunque también se interesan muchos turistas de otros lugares de España, así como europeos; con características comunes independientes de su procedencia: “Es un público de nivel medio-alto, especializado y con posibilidades económicas”.

La asignatura pendiente, se sincera la directora del Consorcio, es conseguir hacer un balance serio del programa, debido paradójicamente a la aún insuficiente colaboración de las compañías que forman parte del mismo: “Existe un trabajo de mentalización para los empresarios (…) Hay diseñado un formulario para recopilación de datos, pero los empresarios no siempre lo rellenan. Hay que conseguir que no lo perciban como un esfuerzo extra”. (www.altpenedes.net) l
Elia García