“Las salsas étnicas no deben adaptarse al gusto local”

José María Vilas fue nombrado presidente de AEFSCP el pasado 23 de marzo durante la celebración de su última Asamblea. Hoy compagina este cargo con el de presidente ejecutivo del grupo Unilever Foods España que ocupa desde 2002. Al frente de la Asociación, integrada por quince empresas alimentarias, sus metas pasan por impulsar el estudio del sector y la comunicación de cara tanto al gran público como a horeca.

Restauración News: ¿Cuáles son sus proyectos y objetivos en su recién asumido puesto de presidente de la Asociación?
José María Vila: La Asociación ya cuenta con una interesante campaña de comunicación, varios informes para conocer el mercado nacional, tanto hogar como hostelería, así como el mercado de exportación, un servicio mensual de resumen de prensa de gran interés para los asociados, etc. Mi intención como presidente es seguir esta exitosa línea con el objetivo de que la Asociación sea una entidad de gran interés para las empresas, un foro donde debatir los temas que más interesan y preocupan a nuestro sector, constituyéndose asimismo en la organización empresarial que difunda las cualidades de nuestros productos tanto a los medios de comunicación como al consumidor final, cada vez más preparado y exigente.

R.N.: ¿Qué cualidades son las que más aprecian las empresas de restauración a la hora de elegir una salsa?
J.M.V.: En el marco de nuestra campaña de comunicación, en septiembre / octubre publicaremos una valoración de las salsas desde el punto de vista del profesional del canal horeca. Estas valoraciones son extraídas de un estudio que la Asociación encargó en el 2005 específicamente para analizar el punto de vista de este canal.

R.N.: ¿Llegaremos en España a equipararnos con el resto de Europa en cuanto a consumo de salsas?
J.M.V.: A pesar de ser un país con poca tradición, su consumo se está extendiendo hasta llegar a convertirse en un condimento habitual en ciertos platos.

Es evidente que poco a poco el mercado va superando su estricta dimensión nacional para convertirse en un mercado global o por lo menos europeo. Se van borrando las diferencias entre consumidores de diferentes países.

R.N.: La restauración demanda, por lo que nos cuentan los proveedores, cada vez más salsas de tipo étnico, ¿Cuáles piensa que se podrían incluir en esta definición? 
J.M.V.: Nosotros clasificamos las salsas étnicas en “Otras salsas” por la diversidad actual de productos. En esta categoría podemos incluir salsas tex-mex, salsa agridulce, soja, tabasco, salsa roja, etc.

R.N.: ¿Qué porcentaje pueden suponer en horeca respecto a las ventas totales de salsas? ¿A qué ritmo crece esta categoría respecto a las salsas más tradicionales? 
J.M.V.: Si analizamos el mercado en global, alimentación y horeca, este segmento tiene poco peso a nivel de volumen, el 6% aproximadamente, pero representa un 17% en valor, hecho que demuestra que son productos con alto valor añadido, tanto debido a sus mismos ingredientes como al hecho de que algunas veces son productos de importación.

Este segmento crece año tras año y muestra una clara tendencia actual de consumo, que pasa de la cocina nacional a la cocina “global”.

R.N.: ¿Sólo las cadenas de restauración moderna y los independientes de cocina internacional tiran del carro de la innovación en salsas?
J.M.V.: El consumidor cada vez come más fuera de casa y quiere que sus preferencias de consumo sean satisfechas en sus puntos de restauración preferidos. Para los restauradores el tener oferta de salsas diferenciadas, exóticas, supone una fuente de diferenciación y de negocio. Pensamos que el segmento de salsas crecerá en restauración de una manera continuada en los próximos años. (www.lassalsas.com) l