Lizarrán presenta su nueva oferta con los “clásicos tradicionales”.

Además de los pinchos clásicos se complementan con las tapas de siempre, procedentes de todos los rincones de España. Desde las típicas patatas bravas hasta el pulpo “a feira”.

Para el desarrollo de esta nueva oferta Lizarrán ha puesto a trabajar a su departamento de I+D+I que se ha encargado de buscar las recetas más auténticas. Una vez seleccionadas se implantaron en un local piloto de Barcelona y posteriormente se realizaron varios tests en distintas localidades.