Londres sigue siendo el terreno de prueba para nuevos conceptos de restauración

Un ejemplo de ello es que Tesco, el gigante de la distribución, ha decidido empezar por Londres con la puesta en marcha de los restaurantes Giraffe, de los que adquirió una participación del 50%, tras un desembolso de 47 millones de libras, el pasado mes de marzo.

Asimismo, James Horles, ex directivo de La Tasca y director del grupo de restauración propietario de las enseñas 3Sixty, Pin pong y Red Hot Buffet, acaba de abrir en Londres un restaurante de cocina española. Bautizado con el nombre de La Sala, el local está hecho a imagen y semejanza del que existe en Puerto Banús.