Los ‘camiones de alimentos’, nueva tendencia en el foodservice americano

Así, estos lugares se están convirtiendo en los mejores emplazamientos para comer aunando rapidez con alta calidad, innovación y localizaciones cambiantes. La tendencia podría despegar en Reino Unido puesto que, aunque – señala Backman – las cocinas móviles no son una novedad, lo que sí es nuevo es que éstas necesitan someterse a una muy necesaria renovación. Más aún cuando “este tipo de unidades móviles tienen la ventaja de ser relativamente baratas de instalar y tienen la opción de moverse para satisfacer la demanda de los consumidores. Además, este nuevo tipo de ‘camión de alimentos’ está muy lejos del viejo estilo de cocina móvil: son inteligentes, atrevidos, innovadores y sirven buena comida “, dice Backman.

De independientes a cadenas
Si bien la mayoría de estos ‘camiones de alimentos’ son unidades independientes, operadas por un pequeño empresario, algunos ya se están convirtiendo en pequeñas cadenas que poseen unos diez vehículos como máximo y ha sido tanto su éxito que algunas marcas nacionales, como Taco Bell y Dunkin’ Donuts también están comenzando a introducir experiencias piloto de este tipo.

En consecuencia, podría decirse que los ‘camiones de alimentos’ han renovado y mejorado el concepto de las cocinas móviles y llevado a EEUU un nuevo impulso para la restauración. Estas unidades tienen, por una parte, la capacidad de dar servicio a varios cientos de clientes al día; y, por otra, la posibilidad de especializarse en cualquier tipo de producto o cocina: platos de pollo, pizza, hamburguesas, tacos, cocina india e incluso magdalenas. Muchos ofrecen alimentos innovadores y de calidad, mientras que otros aprovechan la oportunidad para aportar un mensaje ambiental o de sostenibilidad; e incluso hay quien se beneficia de un diseño llamativo a la hora de captar clientes.

En cuanto a la manera de operar, estos ‘camiones de alimentos’, indica Backman, lo hacen dentro de grandes zonas urbanas, a pesar de que, en ocasiones, encuentran algún que otro problema con las autoridades de las mismas, que han llegado a prohibirlos en algunos emplazamientos. Los vehículos suelen parar alrededor de 90 minutos durante el almuerzo y luego seguir adelante. Cambian las ubicaciones todos los días y a los clientes se les ofrece una selección de nuevos conceptos.

Recientemente, la publicación americana QSR (especializada en conceptos de servicio rápido), ha elaborado un ranking de los diez mejores operadores dentro de este segmento, donde se incluyen los nombres de Nom Nom, o Solar Waffle. La mayor parte de los operadores se encuentran enclavados en la costa oeste americana, con centrales en Seattle, Texas o Los Ángeles, mientras que otros se pueden encontrar en Nueva York y Washington DC.

Con bajos costos iniciales y altos márgenes, el éxito de los ‘camiones de alimentos’ depende de la creación de una alta demanda en un área concentrada en un corto espacio de tiempo. Para que el cliente sepa donde se puede ubicar uno de estos vehículos, la estrategia ha pasado por utilizar los medios de comunicación de masas para dar cuenta de dónde se van a posicionar. Los seguidores son informados de su localización a través de Twitter, Facebook, Myspace, etc.

De momento, en lo que a Europa se refiere, los ‘camiones de alimentos’ ya se pueden encontrar en Reino Unido, en particular en Londres, y Backman sugiere que el fenómeno podría despegar más ampliamente de la mano de grandes marcas yanquis como KFC, Taco Bell o Dunkin’ Donuts.
“El lanzamiento de los ‘camiones de alimentos’ realmente me pareció emocionante y nuevo y una tendencia que probablemente se repetirá en el Reino Unido”.

JIsabel Cano