Los españoles, los que más gastamos en restauración comercial de Europa

Diferencias culturales, una economía nacional saludable, o un clima especialmente propicio son algunas de las razones que apuntan desde la consultora NPD para explicar por qué después de EEUU, los españoles somos los que más dinero nos gastamos en restauración comercial: unos 754 euros al año por persona, según datos obtenidos a 30 de junio.

Según NPD Group, mientras que el mercado norteamericano se encuentra relativamente saturado, la restauración comercial está consiguiendo los mayores avances dentro de los principales cuatro mercados europeos: Reino Unido, Francia, Italia y España. Lo que sí resulta relativamente sorprendente es que sea precisamente en esta última dónde ese crecimiento se deje sentir de forma más patente en cuanto a consumo per capita.

De hecho, mientras que en Alemania, el gasto global en restauración comercial se traduce en unos 44.000 millones de euros al año, en España, éste sólo significa unos 30.000. No obstante, a nivel individual, el dinero que los españoles nos gastamos en salir a comer es mayor que el de los alemanes: 754 euros al año por persona, frente a los 591 de aquellos. Según ha explicado Jochen Pinsker, vice presidente de Foodservice para Europa de NPD, “Es una cuestión cultural: en Alemania, Francia, y Reino Unido, vivimos en nuestros apartamentos, en nuestras salas de estar… Pero los españoles viven en la calle, en los bares de tapas y en los restaurantes”.

Pero, los diferentes estilos de vida no son la única razón que impulsa el gasto en nuestro país: el clima, que permite salir la mayor parte del año; o una economía bastante saludable durante el último periodo de tiempo, que incita a gastar dinero, han determinado que los españoles comamos más fuera de casa, que nuestros vecinos europeos.

Así pues, el mercado español brinda todavía muchas oportunidades de crecimiento para las cadenas de servicio rápido. A pesar de estar a la cabeza en cuanto a consumo en restauración, Según los datos de NPD, en España, éstas sólo poseen un 10% de la cuota de mercado, frente al 50% que tienen en Reino Unido, el 44% en Francia, o el 36% en Alemania, con lo que aún pueden beneficiarse de muchas posibilidades de crecimiento. Más aún si se le añade que dentro de Europa, las cadenas de servicio rápido cuentan en España con el ticket medio más bajo: 3,26 euros; más de dos euros inferior al de Reino Unido, el segundo más barato. Inferior incluso a los aproximadamente 3,60 euros de EEUU.

No obstante, al igual que sucede con los establecimientos de fish and chips ingleses, que cuentan con unas cuota de mercado del 19%; o los coffee shops franceses, que poseen el 25% del mercado de la restauración de servicio rápido en su país, en España las cadenas deben competir con conceptos regionales de quick service: los bares de tapas, que se llevan al año el 17% de las visitas.l A.I.G.