Los hornos de cinta Dosilet optimizan el delivery y las dark kitchens

Horno de cinta para pizzas de Dosilet.
Horno de cinta para pizzas de Dosilet.

El crecimiento de la restauración online asociado a los servicios de delivery y take away empezó hace casi una década y, a raíz de la pandemia, ha conseguido superar antes de lo previsto al de la restauración presencial.

Al mismo contribuyen las “dark kitchens” que los grupos de restauración organizada comienzan a inaugurar para dar respuesta a las nuevas necesidades y costumbres de consumo como consecuencia del confinamiento domiciliario, las restricciones de movilidad y el teletrabajo.

La restauración online requiere nuevos procesos para cocinar, envasar, embalar, enviar y entregar el menú en condiciones óptimas. El control del tiempo es clave en todos ellos, especialmente si los pedidos se realizan sobre la marcha, es decir, sin encargo previo.

Si el tiempo de espera presencial aceptable ronda los 20 minutos, el de la entrega a domicilio se sitúa en los 50 minutos, desplazamiento incluido, lo que acorta el tiempo de preparación casi a la mitad: alrededor de los 10 minutos.

“Las guías de delivery para los negocios de restauración se centran en la adaptación del menú, su packaging, el marketing online y las plataformas de delivery pero olvidan que otra solución clave a este reto del tiempo es la instalación de equipamiento acorde para producir más con menos: más pizzas, hamburguesas, arepas, tacos, tapas, etc. con menos tiempo, inversión, espacio, personal y adecuación de instalaciones. Y es que la optimización de recursos es más necesaria ahora que nunca” afirma David Santamans, CEO de Dosilet.

En este último sentido un horno de cinta o túnel puede marcar la diferencia para cumplir con los plazos de entrega y lograr la satisfacción del cliente.

La pizza suele situarse a la cabeza en lo que a la demanda de comida a domicilio se refiere y esto requiere un horno pizzero profesional de cinta. No es posible atender los picos de demanda de una pizzería durante las horas punta con un horno de puerta, por mucho que hasta ahora hayan sido los más vendidos por su precio asequible.

“Si un establecimiento debe servir 240 pizzas recién hechas en 2 horas, necesita un horno de cinta. Y quien dice pizzas, dice hamburguesas, arepas, tacos o bocadillos calientes” afirma Santamans.

La cocción por radiación de un horno de cinta o túnel Dosilet, con sus resistencias eléctricas al rojo vivo instaladas dentro de la propia cámara y emitiendo una energía similar a la del fuego, es muy parecida a la de un horno de leña tradicional (sella el exterior del alimento rápidamente preservando su humedad interior para que quede dorado por fuera y tierno por dentro) con la ventaja de que es mucho más fácil de instalar y usar: sin precalentamiento, sin personal cualificado, sin salidas de humos, sin leña ni cenizas … ¡enchufar y listo!

Además de una productividad elevada, cualquier horno de cinta o túnel DOSILET garantiza resultados constantes y homogéneos independientemente del número de pizzas, sin necesidad de girarlas (sus dos caras se doran simultáneamente) y sin que su cocción se vea afectada al abrir/cerrar la puerta como sí sucede en los hornos de puerta.

La cocción directa y por radiación de un horno pizzero profesional de la gama Dosilet TT Pizza, además de rápida, presenta otras ventajas frente a la cocción indirecta y por convección de otros tipos de hornos de cinta o túnel para pizza como los ventilados: consume menos energía eléctrica a igualdad de potencia, algo que también contribuye positivamente al escandallo de cada plato preparado.

Dosilet es un referente europeo en la fabricación de hornos y tostadores de cinta o túnel, tiene sede en Barcelona y ofrece una gama de productos 100 % fabricación propia.

En relación a esto último, Santamans hace una llamada de atención a los restauradores con locales en España o Europa “la sostenibilidad es un valor que los negocios de hostelería están introduciendo a la vez que el delivery, el take-away o las dark kitchen. Es necesario hacer extensible el criterio de productos Km 0 al equipamiento: ninguna máquina importada de EE UU o China puede ser “ecofriendly, por mucho que lo indique en su etiqueta, si ha surcado el planeta en barcos porta-contenedores contaminando mares y océanos”.