Los hosteleros denuncian el acuerdo entre el BSCH y las firmas emisoras de vales de comida

Madrid
La Viña de Madrid y el Gremio de Restauración de Barcelona han presentado una denuncia ante el Servicio de Defensa de la Competencia contra las nuevas tarjetas de Ticket Restaurant, Sodexho Pass y Cheque Gourmet, con un volumen de negocio de 227 millones de euros, y una cuota de mercado del 98%, que operarán a través de datáfonos del BSCH y que sustituyen a los vales de comida tradicionales.

Según los hosteleros, el acuerdo entre las empresas emisoras vulnera el pacto de rebaja de comisiones bancarias alcanzado entre las patronales de la hostelería, el comercio y el sector bancario, del pasado mes de diciembre, por el que las comisiones máximas por el cobro de tarjetas bancarias en los comercios no pueden exceder para el año 2006 del 1,40% y de 0,53% por transacción, mientras que las nuevas tarjetas suponen para las empresas de hostelería un coste de entre un tres y un seis por ciento. Y si se quisiera cobrar en el momento en que se presta el servicio, el coste llegaría hasta un 9,6% del valor actual del vale, que está en un 7,81% por comida.

La Viña y el Gremio de Restauración de Barcelona alegan también que las citadas empresas de vales de comida imponen unilateralmente a las empresas de hostelería, para poder seguir manteniendo el servicio, la obligación de instalar un datáfono del Banco Santander para la facturación de las nuevas tarjetas, cuyo coste es de veinte euros al mes. “Como consecuencia de la posición de dominio que ostentan las empresas emisoras, esta condición implica la imposición para los establecimientos de hostelería de una prestación subordinada prohibida por la normativa protectora de la competencia.

Asimismo, desde las asociaciones empresariales denunciantes se vienen pidiendo reiteradamente a las empresas de vales de comida Ticket Restaurant, Sodexho Pass y Cheque Gourmet la reducción de los plazos de cobro, que actualmente llegan hasta los sesenta días desde la prestación del servicio de comida al cliente, que pretenden mantener con las nuevas tarjetas, y la reducción de las comisiones actuales. Solicitud que está tanto más justificada como consecuencia del ahorro que la gestión automática va a suponer con respecto a los actuales vales de comida en papel. l RN