Los ojos de la gastronomía

Mikel Alonso, hijo de fotógrafos, lleva más de veinte años en la brecha; “cuando los cocineros todavía no eran ‘figuras del rock and roll’”, dice. Se inició en el mundo de la gastronomía con el crítico Ignacio Medina, que hace dos décadas estaba asentado en Bilbao, la ciudad en la que también reside Alonso. Éste estuvo ilustrando con sus fotos los textos de este periodista que por entonces era redactor jefe de la revista del Club de Gourmets. Luego puso imágenes a varios libros del televisivo Arguiñano. Con Juan Mari Arzak dice mantener una relación de amistad, más allá de lo meramente profesional. Entre otras obras que ha realizado en este restaurante podemos resaltar “El bosque culinario” (2002) , con el chef Xabi Gutiérrez, quien es el responsable del laboratorio de Arzak. Acerca de esta publicación, el también fotógrafo Javier Peñas dice “La estética que propone Alonso en este libro nunca antes se había hecho”, y expresa su absoluta admiración por su colega: “Ha marcado tendencia”.

Como freelance, este mago de las imágenes, está en la agenda de varias editoriales como Bainet y Everest. Uno de sus más recientes trabajos con ésta última es el monográfico dedicado a las “Setas”, del cocinero Sergio Azagra, con el que el vasco y el micólogo José de Uña, quien también puso imágenes al texto, han sido recientemente galardonados con el Premio Gourmand de libros de cocina en la categoría de Mejor Fotografía de un libro en castellano. Y visto el resultado de este trabajo, Alonso prepara también con Azagra otro monográfico dedicado a la trufa.

En su lista de chefs, autores y empresas se pueden leer nombres como Dani García, Peio García Amiano, Josefa Guijarro, Jamones Joselito… Su estrecha relación con el arte culinario le llevó incluso a ser socio-fundador de la desaparecida revista gastronómica Viandar. n
Javier Peñas. Desde siempre tuvo claro que quería dedicarse a la fotografía. Estudió Historia del Arte y trabajó mientras tanto como ayudante de algunos profesionales de la imagen, entre ellos, Pasquale Caprile, quien cuenta entre sus clientes con el grupo Vips, Campofrío o García Baquero. “Él me orientó más al bodegón y la foto de producto”. Y esa es la especialidad de Peñas. “Me considero fotógrafo de gastronomía y como tal me presento. Al final, haces un poco de todo porque vas a un restaurante y haces fotografía del interior, retrato del cocinero,… pero a mí lo que más me gusta y lo que domino es hacer la foto del plato (…) Mi hermano es cocinero, toda mi familia se dedica a la gastronomía y es algo que conozco bien”.

Peñas es el fotógrafo oficial del certamen Madrid Fusión, desde que éste se creara hace cinco años. Para el diario El País ha realizado dos colecciones de libros gastronómicos (“La cocina país por país” y “Los ingredientes”). “Me enviaban las recetas y yo me encargaba de ir al mercado, cocinar y fotografiar”, explica el joven captador de imágenes. Más tarde la prestigiosa editorial Lunverg le propone “El desafío de la cocina española”. Para este proyecto tiene que recorrer toda España visitando cuarenta de los mejores restaurantes. “Fue un trabajo muy enriquecedor a nivel personal, profesional, de producción final,…”. Uno de sus últimas obras ha sido “Las Tapas del siglo XXI” con Paco Roncero, quien también hizo sus pinitos fotográficos. Para ello, Peñas se introdujo de lleno en su laboratorio y durante un mes y medio los dos trabajaron codo con codo. “Paco tiene una visión muy fotográfica y las cosas muy claras. Hubo una química inmediata”, concluye Peñas.

Reconoce que son normalmente los propios medios quienes se ponen en contacto con él, si bien ya posee un amplio círculo de conocidos y amistades dentro del sector hostelero. n
Luis de Pazos es otro veterano fotógrafo especializado en plasmar platos y copas en papel. Tras una dilatada carrera de más de dos décadas, de Pazos puede presumir de haber tratado con cocineros, bodegas, publicaciones y gastrónomos de todo tipo y condición. Es colaborador habitual de la revista Restauradores, del suplemento Fuera de Serie del diario económico Expansión, de Viajar, Planeta Vinos,… En colecciones y revistas de El País y El Mundo, la edición española de París Match también ha participado, así como en las guías de compañías del motor como BMW o Toyota en las secciones culinarias, claro. Además, ha sido jurado de los premios Alimentos de España que entrega el Mapa en el apartado de fotografía.

Y en cuanto a libros de cocina, ha ilustrado, entre otros, los escritos por Rafael Rodríguez sobre caza, el del azúcar de Paco Torreblanca o el último del histórico restaurante madrileño Lardhy. Dice haberse inmiscuido en el sector “un poco por casualidad”, si bien, se declara muy aficionado al buen yantar y al vino. Sin ir más lejos, ha trabajado estrechamente con José Peñín en tres libros. “Vas conociendo a gente, te van presentando,.. y al final acabas siendo amigo de todos los cocineros”.

Al margen de la gastronomía, este experto en imágenes también realiza trabajos de iluminación de monumentos, alumbrado decorativo o libros de arte para Ediciones Encuentro. n