Los padres quieren saber

Este dato se desprende del estudio “Nuevas herramientas para la mejora del servicio en los comedores escolares del siglo XXI” promovido por la compañía de restauración social Sodexo y elaborado a partir de entrevistas a directores y jefes de estudios de 250 centros públicos de la Comunidad de Madrid. De él se desprende que dado el ritmo de vida de los padres, los comedores escolares se han convertido prácticamente en el centro de la alimentación infantil, por lo que su función debe ir mucho más allá de la mera labor ejecutora de un menú diario.

El 54% no comunican a los padres los menús que sus hijos tienen en el comedor del cole, aunque curiosamente tres de cada cuatro concesionarias de este servicio sí hacen recomendaciones a los padres para que preparen la cena a sus retoños como correcto complemento del almuerzo. El 64% de los centros informan asimismo a los escolares sobre hábitos alimenticios, y algunos van incluso más allá ya que realizan actividades para acercar el mundo de la cocina a los alumnos (52%). El informe hace hincapié en la consideración del comedor como espacio educativo potenciando la enseñanza de aspectos clave relacionados con la correcta manipulación de cubiertos, la forma de sentarse en la mesa, la higiene, la importancia de las verduras y legumbres o las consecuencias del abuso de bollería industrial, entre otros. Además, Sodexo aconseja que se familiarice a los escolares con el mundo de la alimentación a través de actividades como cursos de cocina o jornadas gastronómicas dedicadas a otros países. Para que esto sea posible, evidentemente, los monitores y personal contratado por la compañía de restauración colectiva debe estar correctamente formados y cualificados para llevar a cabo esta labor educadora. Así es, en opinión del 79% de los responsables de los centros.

Otras tendencias que merecen mención son que tres cuartas partes de los centros ofrecen ya desayunos y el 72% cuentan con menús adaptados a escolares de otras religiones o que padecen ciertas patologías como diabetes, hipertensión o alergias.

Servicio satisfactorio
El estudio pone además de manifiesto un alto grado de satisfacción entre los responsables de los centros respecto a las compañías prestatarias del servicio de comedor, a pesar de que más de la mitad de los mismos no sabe o no está seguro de que posea algún certificado de calidad.

Además, el 66% de los entrevistados piensa que reciben un buen servicio y un 90% está satisfecho con la oferta de la materia prima. Pero la mejor prueba de este hecho es que la mitad de estos colegios llevan más de diez años trabajando con la misma compañía de restauración social, y de este porcentaje, un 37% lleva más de veinte años. Un tercio del total de las empresas, sin embargo, no realizan encuestas de evaluación entre los profesores y escolares. En este sentido, Sodexo aconseja realizar dos encuestas anuales y emitir un informe a la dirección del centro sobre los aspectos mejor y peor valorados y las medidas correctoras pertinentes. l

De las colectividades para los padres
• Sesiones que informen sobre la alimentación de sus hijos, el proyecto educativo a implantar en el comedor, recomendaciones nutricionales,…
• Menú para padres: que la empresa de comedor brinde la oportunidad a todos aquellos padres que estén interesados en conocer el servicio de restauración puedan visitar las instalaciones para compartir, comer y disfrutar como un alumno más.
• Implantar la Comisión de comedor mencionada anteriormente.
• Exposición de menús y programas en los tablones de anuncios del centro.
• Entrega a la dirección de cada centro los menús del mes siguiente para su comprobación, revisión y posibles modificaciones que estimasen oportunas las distintas comisiones de comedores.

Fuente: Sodexo