Los platos combinados protagonizan LOVNIS, lo nuevo de Arzábal

Planta baja de LOVNIS.
Planta baja de LOVNIS.

LOVNIS es la nueva apuesta de Álvaro Castellanos e Iván Morales, impulsores de Taberna Arzábal, en el madrileño barrio de Salamanca y en el que recuperan una especialidad en declive en la hostelería actual: el plato combinado. Con la idea de reinventar este formato y elevar su valor nace este nuevo espacio en la calle General Pardiñas, 56, un homenaje al bar cafeterías, abierto durante todo el día y que servía estos de platos.

Así, la carta replica alguno de los platos combinados más clásicos como los Huevos fritos, pimientos y patatas, aunque la mayoría son creaciones propias como un Pollo picantón asado a la rotí con verduritas a la plancha y salsa romesco o platos asociados a productos de temporada.

Merluza con vinagreta de tomate, setas salteadas y Ali-Oli.
Merluza con vinagreta de tomate, setas salteadas y Ali-Oli.

Completan la carta del nuevo establecimiento platillos de arroz, pasta, carne o pescado, a los que acompañar con otros sides de manera que cada comensal pueda personalizar su propio combinado. Arroz tailandés, ensaladilla, bastones de calabacín o salmorejo son algunos ejemplos de estos acompañamientos.

El espacio se divide en dos plantas, la superior con barra, y una decoración que recuerda al universo extraterreste que le da nombre – LOVNIS nace de la combinación de Ovni con Love – mientras que la vajilla nos traslada a una época anterior con bandejas compartimentadas, platos Duralex y copas de metal.  Los postres también incluyen guiños retro con reediciones de clásicos como el limón helado o la Comtessa.