Los restauradores de Baleares se plantean no aplicar en septiembre la ley estatal antitabaco

Los restauradores de Baleares apoyan la iniciativa adoptada por Cataluña, Madrid, Valencia y La Rioja, entre otras comunidades, de contemplar lo que llaman una “rebaja” en la ley antitabaco, al acordar que los locales de más de cien metros cuadrados no tengan que separar físicamente las zonas en las que está permitido fumar de las zonas de no fumadores, tal y como obliga la ley nacional a partir del próximo día 1 de septiembre.

Esta decisión se tomará en el caso de que el Gobierno central no amplíe a dos años el periodo que tienen dichos locales para adaptarse a la normativa estatal, que exige la separación física de ambas zonas, tal y como ha solicitado de forma unánime el Parlamento balear.

En Baleares parece improbable que el 31 de agosto se tengan listas estas reformas que marca la normativa nacional, entre otras cosas porque ahora arranca la temporada turística alta y la mayoría de los locales han tenido que paralizar las obras de adecuación.

Hay que tener en cuenta que la ley autonómica sobre la materia, que entró en vigor antes que la estatal, no obliga a la separación física de las dos zonas en los locales de más de cien metros cuadrados.

La Consellería de Salud y Consumo ha recibido hasta ahora 67 denuncias en relación con el incumplimiento de la ley antitabaco, que han dado pie a la apertura de once expedientes sancionadores. Desde la aprobación de esta ley autonómica, la Consellería ha efectuado 215 inspecciones.

Por otra parte, la Comunidad Autónoma de Baleares ya ha impuesto su primera sanción económica por el incumplimiento de la ley antitabaco, en concreto se trata de una multa de treinta euros a una persona que fumó en un espacio no autorizado en el aeropuerto de Son Sant Joan de Palma.