Lovemark

“Nuestra visión de negocio –asegura Floristán- es convertirnos en una lovemark”, lo que podría traducirse como una marca con algún encanto especial para el cliente. La creación de una imagen y un ambiente que propicien ese objetivo no es sólo cuestión de diseño, los recursos humanos juegan en este plano un papel trascendental.

Es precisamente aquí donde cobra toda su relevancia el novedoso departamento de Factor Emocional, que cuida especialmente de que el trabajo de equipo se desarrolle correctamente.
“Desde que creamos esta área hace un año hemos obtenido unos resultados muy buenos. Escuchamos todas las sugerencias de las setecientas personas que trabajan en el grupo, de todas las categorías, y les ofrecemos posibilidades de promoción dentro de la empresa, pues somos conscientes del problema que existe en el sector de hostelería con el personal”, comenta Floristán.

Las relaciones de Re-imagina con sus franquiciados son también un área especialmente mimada, promoviendo reuniones periódicas con los jefes de cocina y de sala y celebrando tres reuniones al año con los asociados.l