Makro quiere ser la primera opción de compra para horeca

Los 34 almacenes que esta cadena tiene repartidos por quince comunidades autónomas suman una superficie total de ventas de 239.042 metros cuadrados y atienden a unos 900.000 clientes registrados, de los que 200.000 son profesionales hosteleros que concentran el 44% de la cifra total de ventas de Makro; aunque ese porcentaje llega hasta el 75% en la nueva línea de almacenes Eco, cuya oferta está específicamente diseñada para el sector hostelero.

Las mayores tiendas de esta cadena manejan una media de 45.000 referencias y las de menor tamaño unas 23.000, entre productos de alimentación y de no alimentación. Aunque un importante porcentaje de esos productos configuran una oferta estandarizada a nivel nacional; no obstante, “contamos con una amplia red de comerciales que visitan sistemáticamente a los hosteleros y detallistas de alimentación para conocer de cerca sus necesidades. De este modo, las mercancías son seleccionadas específicamente por expertos y están adaptadas a los gustos locales de la zona de influencia de cada almacén”, dice María José Pérez Herrera, del departamento de Comunicación de Makro.


La flexibilidad es también un concepto muy cuidado en la oferta de los cash & carry de esta enseña, con el fin de conseguir una perfecta adaptación a las necesidades del hostelero en la cantidad y variedad del surtido, sobre todo en lo que se refiere a productos perecederos.

Todos los establecimientos de la cadena están pensados para el profesional que se acerca a comprar los productos para su negocio, en un solo lugar, con formatos especialmente adaptados y con una única factura, lo que se traduce en ahorros de tiempo y de burocracia administrativa y contable.
“El objetivo de Makro –manifiesta Pérez Herrera- es ser la primera opción de compra para el cliente de hostelería y minoristas de alimentación. Nuestro servicio no es solo de proveedor de productos, se quiere ayudar al hostelero y al detallista a hacer crecer su negocio. Al hostelero se le aconseja la compra de productos que le faciliten realizar un escandallo para que controlen al céntimo su margen de beneficio. También se proponen productos, como los congelados de calidad, que ahorran tiempo y mano de obra en la cocina”.

Por lo que se refiere a la política de marcas propias dirigidas al cliente procedente de Horeca, esta se concentra en productos de calidad en los que el precio se ajusta lo máximo posible, mientras que en el caso de las dirigidas a clientes detallistas son marcas de primer precio. Aunque Makro ya tiene una presencia bastante repartida por todo el conjunto del territorio nacional, excepto Extremadura, su estrategia pasa por estar presente en todas las provincias españolas, especialmente en aquellas áreas con un interés potencial para abrir un almacén, como es el caso de las zonas de costa y en las grandes aglomeraciones urbanas.
Makro considera que el formato de cash & carry aún tiene una cuota muy pequeña en España en el suministro a hostelería, precisamente por ello posee un importante potencial de crecimiento en el mercado de los profesionales del canal.l
Juan Carlos Prado

Tercer grupo mundial de distribución
Makro España forma parte del grupo alemán Metro desde 1998, cuando este adquirió todos los establecimientos europeos de SHV Makro, que pasaron a integrarse en la división de Cash & Carry de Metro. La multinacional alemana es actualmente el tercer grupo más importante en la distribución mundial. La compañía da empleo a unos 290.000 trabajadores en 31 países y su facturación se elevó a 64.337 millones de euros en 2007. El grupo consta de cuatro divisiones de negocio que operan de forma independiente en sus respectivos mercados: Metro/Makro Cash & Carry (autoservicio mayorista); Real (hipermercados); Real (hipermercados); Galería Kaufhof (grandes almacenes); Media Markt y Saturn (electrónica de consumo). l