Por la integración laboral en hostelería

Manantial Integra ‘Hostelería’ es un centro especial de empleo que dispone de una cocina central con 22 personas con certificado por discapacidad por problemas de salud mental trabajando día a día para realizar 600 comidas diarias en línea fría. Éstas dan soporte a usuarios de la  Fundación Manantial y a clientes externos que confían en nuestro proyecto social. Su consigna es “Tu disfrutas y nosotros creamos empleo”.

Manantial Integra
Miguel Ángel Giraldez, director de Manantial Integra.

Acaban de inaugurar sus nuevas instalaciones, dotadas de mayor espacio con más de 500 metros cuadrados de maquinaria moderna y las mejores recetas para conseguir un producto seguro y adaptado a cada realidad.

Nos sirve de guía turístico  para  la visita a las instalaciones su director, Miguel Ángel Giráldez, que se desenvuelve con pasión por las instalaciones y nos muestra el trabajo de cada uno de los miembros de su equipo, porque esto es lo primero que se percibe en esta instalación industrial, que hay un equipo que emana pasión por su trabajo, cariño por los ingredientes y pulcritud.

Para nuestros trabajadores el empleo es  una oportunidad de demostrar su valía y capacidad de trabajo, encontrar una rutina y la inserción al mundo laboral que todos necesitamos, pero que para las personas con alguna discapacidad se convierte en misión imposible” argumenta Giráldez.

600 comidas diarias

Actualmente, el centro tiene una producción de 600 comidas diarias que elaboran con un método de cocinado muy “casero” y que envasan y abaten con maquinaria especializada. Este proceso les da la versatilidad de tener una vida útil del producto de diez días de caducidad, margen de tiempo suficiente para dar flexibilidad de uso al producto sin menoscabar sus características organolépticas.

Destaca el cuidado con el que Dionisio Galán, chef de cocina y Nieves Gómez, cocinera supervisan  los ingredientes y alérgenos de los menús de dietas especiales, y es que son conocedores de que este es un factor clave para la seguridad de los comensales. Dentro del plan de expansión de Manantial Integra ‘Hostelería’ esta garantía es esencial y quieren aportar “valor añadido” a estos menús con características especiales. “Nos gustaría ser una referencia dentro  del sector como una empresa que asegura al comensal la idoneidad de su menú, con variedad y sabor como hecho en casa”, destaca el director del proyecto.

Logística propia

La logística de reparto también es propia y está organizada por Manuel Sobreviela, jefe de producción, que junto con sus cuatro profesionales de reparto, todos ellos con certificado de discapacidad por problemas de salud mental, manejan como naipes en manos de un croupier un sin fin de maletas térmicas que pasan de las cámaras de producto terminado a la sala de picking y a los vehículos isotermo de reparto.

La visita la realizamos en las instalaciones que la Fundación Manantial tiene en el madrileño barrio de Hortaleza en un complejo residencial con jardines y amplios espacios al aire libre para poder tener unos descansos agradables y reconfortantes.

Ya en la oficina de administración y producción podemos ver la planificación de las próximas semanas, todo muy a la vista y muy intuitivo, “para que puedan consultar cualquier duda” nos comenta Mohamed El Hallouze, subchef que se encarga de la formación cíclica de los miembros del equipo y que por su talante es quien mejor los conoce y dirige.

Índice de productividad

Viendo el orden y el clima laboral que se respira en esta cocina difícilmente podríamos pensar que se está realizando el volumen de producción indicado y comentamos con Giráldez esta situación que nos llama la atención.

“Contamos con un número de trabajadores por encima del índice de productividad habitual de una empresa de hostelería tradicional. Nuestro objetivo fundamental es crear más empleo de calidad para nuestro colectivo, por este motivo hemos ampliado y modernizado nuestras instalaciones buscando nuevos clientes que quieran apostar por un producto casero, de calidad y con el valor añadido de estar cocinado y distribuido por personas cualificadas y competentes que además tienen una discapacidad . Buscamos clientes que elijan nuestros servicios por la calidad que ofrecemos y el valor añadido de apoyar un proyecto social.  Nuestros contactos comerciales  vienen más de los departamentos de RSC, aunque luego pasen por el departamento financiero o de compras”.

Giráldez destaca la flexibilidad y la adaptación a las necesidades del cliente  como elementos esenciales del servicio: “Tener este número de trabajadores nos permite ser muy flexibles y adaptarnos a las necesidades de nuestros comensales más exigentes como por ejemplo las dietas terapéuticas complejas para la Asociación de Parkinson Madrid y Arganda, donde cada día comen 30 personas con un menú especialmente diseñado para facilitarles la ingesta y que les ayude a sentirse bien”.

Conocer Manantial Integra ‘Hostelería’ ha sido una experiencia muy gratificante, y un proyecto nada habitual en un sector sumamente competitivo como es el de las colectividades, que da la oportunidad de desarrollar un proyecto vital a través del empleo a personas discapacidad.