Marcilla descubre los secretos para preparar y servir un café perfecto

También ha explicado que para conseguir un buen capuccino lo recomendable es trabajar con leche entera y no emulsionarla a más de 60-65ºC. A esta temperatura, la leche adquiere una dulzura justa que en conjunción con el café configuran una bebida totalmente equilibrada de sabor. Ha recomendado beber un poco de agua siempre antes de degustar un café y ha hecho un llamamiento al personal de hostelería que trabaja con el café para que presten más atención a este producto, que ha asegurado, puede ser más rentable todavía de lo que es, si se sabe tratar y servir en condiciones.

Ossenblok ha estado acompañado durante su presentación por Rubén Sanz, coffeeman de Quality Espresso, partner de Marcilla en cuestión de máquinas de café espresso.