Mayura, belleza y orgullo con sabor hindú

La fórmula, un restaurante lounge con una cocina hindú “españolizada” y una decoración exquisitamente exótica. Cojines de mil colores acomodan al comensal, que se puede sentar tanto en tumbonas y chaise longue, como en sillas de madera de caoba o típicos sofás hindús. Todo, absolutamente todo, desde el suelo a las puertas, las telas y los candelabros han sido importados desde la India y colocados meticulosamente por la propia Mayura, con la colaboración de la decoradora barcelonesa Roberta.

El restaurante, que lleva abierto desde el pasado mes de abril, ya se ha posicionado fuertemente en la oferta gastronómica barcelonesa, no sólo por su buena cocina, que vigila y capitanea la propia Mayura, sino por su oferta de tés a media tarde, y de copas y música chill hasta altas horas de la madrugada.
¿Cómo un matrimonio de origen hindú acaba en Barcelona y con su propio establecimiento?
La historia es bastante larga. Yo nací en la India, en Bangalore, hace 31 años. Mi madre regentaba un pequeño restaurante familiar, y mi padre era domador de caballos. Desde niña me sentí atraída por la restauración, aunque fue el mundo de la moda lo que primero probé. Lo dejé porque no me interesaba, no me sentía atraída, era demasiado competitivo y muy sacrificado. Cuando regresé de estudiar en Estados Unidos conocí al que es mi marido. Como nos gustaba tantísimo comer y probar restaurantes, decidimos marcharnos a un país extranjero, donde nadie nos conociese y montar nuestro propio negocio. Fue así como acabamos en Ibiza, con una maleta, un diccionario en mano y nada más.

Y allí abrieron su primer negocio, ¿no es así?
Sí. Llegamos con lo puesto, sin conocer a nadie, pero nos fue bien, aunque es una ciudad demasiado pequeña. Cuando tuvimos a nuestro hijo pensé que sería mejor para él que se criara en una gran ciudad, grande pero a la vez pequeña, como es Barcelona.
¿Entonces usted no se ha formado académicamente en cocina o restauración?
No, todo surgió. Lo que pasa es que yo tuve la mejor escuela, la de mi madre y mi abuela. En casa siempre se ha cocinado muy bien, poco, pero muy bueno. Entonces he unido esos conocimientos de lo que he visto en otros lugares.
¿Cómo definiría su cocina en el Mayura?
Pues es una cocina hindú pero españolizada, porque no podemos utilizar las mismas especias que allí, sería demasiado picante para el paladar español. Así, mezclamos lo que más nos gusta de la cocina del sur de la India, que es la base, con lo que más nos gusta de la cocina mediterránea y europea.
¿Cuál es la especialidad que más le gusta ofrecer?
El arroz al limón, porque es un plato muy típico del sur de la India y aquí le encanta a la gente. Es muy refrescante. Lleva cacahuete, curry, mostaza y limón y es buenísimo.
¿No es complicado encontrar los productos, las materias primas para elaborar platos hindúes?
No, en el mercado de la Boquería lo encuentro casi todo, o en las tiendas especializadas de la calle Sant Pau. Pero también es verdad que suelo viajar cada cuatro o seis meses a mi país y entonces me traigo mucho ingredientes, o me los envían mis familiares.
¿Cuál es ahora vuestro objetivo como empresarios restauradores?
Nos encantaría echar raíces en Barcelona y abrir más locales, no sólo restaurantes, también bares, por ejemplo. l
Itzel de Gayán

El perfil
• Nació en la ciudad de Bangalore (sur de la India) hace 31 años en el seno de una familia de empresarios.
• La madre regentaba su propio restaurante familiar, mientras que el padre era domador de caballos y profesor de equitación. Su nombre -Mayura significa belleza y orgullo- pronosticaron su futuro. La bella Mayura.
• Entró en el exclusivo mundo de la belleza y la moda en la India ganando varios concursos, como el de Miss India, con sólo 14 años.
• Sin embargo, prefirió marcharse a Estados Unidos a cursar la High School.
• A su regreso trabajó como relaciones públicas en varios hoteles de prestigio de la india, como el Sheraton.
• Pronto conoció al que sería su marido, un comerciante de telas nacido en Hong Kong, aunque de padres también hindús. Junto a su esposo inició una nueva vida, primero en Ibiza con el restaurante Mayura y más tarde, ya en 2006 en Barcelona, con también el nuevo Mayura Restaurante-Bar & Lounge.

Una oferta variada
La carta propone una degustación de ‘tapas’ hindúes, platos tradicionales, menú degustación, etc. También dispone de un económico menú diario de mediodía (12 euros) y de una amplia selección de vinos españoles e internacionales. La sala tiene capacidad para 60 comensales. Ejemplo de platos:
• Sopa de Lentejas: Puré de lentejas amarillas con un toque de comino tostado, recubierto de nata fresca
• Rasam: Sopa de tomate, pimentada, con hojas de curry y ajo.
• Palpad: Galleta de lentejas servida con aguacate y picadillo de verduras con salsa de masala.
• Samosa: Empanada fina y crujiente muy tradicional de la India rellena con patatas y guisantes o con relleno de gambas, queso y pimientos del Padrón.
• Kati Roll: Rollitos de pan paratha rellenos con tiernos pinchos de pollo marinados, tomate y cebolla.
• Degustación de tandoor: selección de jugosas carnes de pollo y cordero, marinadas de cuatro formas diferentes, asadas con carbón en el horno tandoor acompañadas de pan naan, lentejas makhani y chutney.
• Tahalí vegetariano: selección de platos vegetarianos acompañados de guarniciones (arroz basmati, pan chapata y lentejas).
• Rogan Josh: Delicia de cordero de la región del Kashmir cocinado con cebolla caramelizada, hinojo y yogur, acompañados por judías verdes salteadas y pan naan. l