Menos calorías, menos gas y más vitaminas

Los fabricantes aplican a rajatabla el “renovarse o morir” a esta categoría. Sólo en 2006 se produjeron, de acuerdo con Anfabra (Asociación nacional de fabricantes de bebidas refrescantes analcohólicas) ochenta lanzamientos de productos y cada vez se vuelve más y más difusa la frontera entre refresco y zumo; refresco y alimento funcional; refresco y agua mineral,… Casi siempre la avanzadilla para las novedades es el mercado de gran consumo. Categorías como la de bebidas funcionales que de momento mantienen su cuota en hostelería estable en un 1,8% de las ventas totales, sí dan un salto importante en alimentación donde ya alcanzan el 8,6% de las ventas de bebidas refrescantes y han ganado cinco puntos de cuota. Éste sólo es un ejemplo, pero sucede algo similar con las bebidas isotónicas, las energéticas y el té. El gran consumo continúa atrayendo el mayor porcentaje de las ventas.

En 2007, de acuerdo con Nielsen, se alcanzaron los 2.461,4 millones de litros en el cómputo global, por lo que horeca con 852 millones significa un 25,7% del volumen total. En euros, la participación del canal hostelero, sin embargo, es mucho más elevada alcanzando casi el 70% con 5.033 millones de litros.

Desde la primera comercializadora de refrescos y zumos, Coca-Cola, corroboran la tendencia hacia productos más saludables: “El consumidor está cada día más informado y sensible y busca productos que cubran sus necesidades con una dieta sana y equilibrada. La tendencia entonces está en los nuevos productos bajos en calorías o sin azúcares añadidos y los productos funcionales. Desde que se lanzase la Coca-Cola Light en 1984, la gama ha aumentado y actualmente se comercializan en España más de diez referencias (de las 65 que la multinacional tiene en el mercado) light o sin azúcar entre las que se encuentran, además de la mencionada, Coca-Cola Zero, Nestea sin azúcar, Fanta verdía, Sprite light,…

Los productores de Anfabra destacan el mismo hecho en función de los datos de fabricación de los que disponen, donde se refleja que las bebidas sin gas se han duplicado en los últimos cinco años y las bebidas refrescantes sin azúcar han aumentado su producción en diez puntos durante ese mismo periodo.

En cuanto a envases, según los datos aportados por la consultora Estadística 4, los únicos que registran datos positivos durante 2007 son el PET de 50 cl (+4,6%) y la lata de 25 cl. (+19%).

La temperatura parece influir cada vez menos en el consumo de refrescos. No se puede ya decir que se trate de productos estacionales, aunque sí se de cierta concentración en las épocas más calurosas del año. Lo cierto es que los departamentos de marketing se ponen las pilas para realizar la mayoría de los lanzamientos en esta época de bonanza para el consumo. Así, de los ochenta nuevos de refrescos que se introdujeron en 2006, casi cincuenta llegaron en la época estival.

Una forma de alternar
Los refrescos están asociados a las relaciones sociales, como muestra el “Estudio nacional sobre bebidas refrescantes y hábitos sociales” elaborado por Investiga (antigua Gallup) para Anfabra, que lo dio a conocer a mediados de 2007. La encuesta, llevada a cabo con una muestra de dos mil personas, mostraba que para casi el 80% de los consumidores, los refrescos forman parte de los hábitos de ocio y un 76% prefiere consumirlos en compañía, sobre todo fuera de casa (55%), frente al 21% que lo vincula a reuniones de amigos o familiares en el propio hogar.

Independientemente de la compañía, los españoles opinan que los mejores momentos para tomar bebidas refrescantes son cuando se sale con amigos (42%), en la comida, merienda o cena (26%), en el aperitivo (21%) o en la playa (20%).

Por sexos, el sabor de cola es preferido en mayor proporción por los hombres, así como las bebidas isotónicas, en tanto que las féminas son más dadas a probar sabores con menos tradición como el té, piña, melocotón o manzana, así como a los refrescos bajos en calorías y sin gas.

www.nielsen.com
www.anfabra.es

Elia García

Red Bull sigue como un toro

La marca de los dos toros enfrentados Red Bull, no necesita alas. España, es un mercado donde las bebidas energéticas aún tienen un gran potencial de crecimiento como demuestra que el volumen de consumo, según datos de la consultora E4, ascendiera el pasado año a 62,5 millones de litros, un 19,2 % más que el año anterior. La marca Red Bull, en concreto, ascendió un 20,9%. Su cuota de mercado en la categoría alcanza el 54%, seguido a distancia de Burn (incursión de Coca-Cola en el segmento), que ostenta un 13% y de Pink Fish, con un 5%.

El hecho es que no le ha ido nada mal a Red Bull desde que hace dos años se rompiera el acuerdo de disribución de ésta con Osborne. En este periodo sus ventas han aumentado un 40% hasta llegar a vender 134,6 millones de latas en España. “Revitalizando cuerpo y mente”, Red Bull ha basado gran parte de su estrategia de marketing en el patrocinio y la vinculación con deportes extremos. Además, posee dos equipos de Fórmula 1, dos de fútbol e incluso una competición propia de aviones. (www.redbull.es)

EEUU conoce la horchata

El máximo embajador de la gastronomía española en el país norteamericano, el televisivo José Andrés, ha mostrado a los espectadores las bondades de la chufa de Valencia dentro de su programa “Made in Spain” de la cadena estadounidense PBS. Este espacio, que comenzó a emitirse en febrero, tiene como objetivo mostrar la variedad de la cocina española. José Andrés, que posee siete restaurantes y dos hoteles en EEUU, acudió con su equipo a grabar en una de las horchaterías tradicionales inscritas en la D.O. Chufa de Valencia en la comarca de l’Horta Nord. (www.chufadevalencia.org) l