Los menús diarios de restaurantes pierden 1/3 de sus clientes por la pandemia

Las restricciones y las nuevas modalidades de trabajo han cambiado los hábitos de consumo en alimentación. Así lo refleja el informe ‘Los momentos de consumo dentro y fuera del hogar’, de AECOC Shopperview, que evidencia que los menús de mediodía de bares y restaurantes es uno de los formatos más afectados por la pandemia.

El sector de platos preparados sigue creciendo impulsado, entre otros factores, por su mayor penetración en hostelería.En concreto, el porcentaje de consumidores que opta por esta opción, al menos una vez a la semana, ha pasado de un 35%, antes de la crisis sanitaria a un 22%, lo que representa algo más de una tercera parte de la clientela.  

El contexto generado por la crisis ha favorecido este trasvase de consumo de fuera a dentro del hogar: ocho de cada diez consumidores cocina al mediodía todos o casi todos los días, y el 40% gasta más en productos para cocinar en casa.

Además de cocinar más en el hogar, el barómetro apunta a que los consumidores están  sustituyendo los menús de mediodía por otras opciones. Así, el 37% de los encuestados afirma que compra platos preparados del supermercado para este momento de consumo al menos una vez por semana, y el 25% pide comida a domicilio con la misma frecuencia.  

Impacto del teletrabajo en los menús

El informe también pone el foco en los hábitos de consumo de la población activa. De estos, actualmente un 66% trabaja presencialmente y un tercio lo hace en alguna modalidad de teletrabajo -tan solo el 12% trabaja siempre a distancia-.  

De entre los que están acogidos a alguna modalidad de teletrabajo, el 76% reconoce que gasta menos en restauración que antes de la pandemia. En cambio, un 54% de los teletrabajadores ha aumentado su gasto en productos para cocinar en casa y un 37% también invierte más en delivery

En concreto, cuatro de cada diez teletrabajadores piden delivery al mediodía un mínimo de una vez a la semana, y la misma proporción compra platos preparados. De entre el 66% que sigue trabajando presencialmente, el 61% afirma que lleva un tupper para el almuerzo (el 91% lo ha cocinado en casa, un 5% lo ha encargado y un 4% lo compra en supermercados), por lo que los menús diarios se ven muy perjudicados.  

Cenas y fines de semana 

El informe de AECOC Shopperview también analiza cuál ha sido el impacto de la pandemia en las cenas de los fines de semana. Con la crisis sanitaria, el porcentaje de consumidores que afirma que ya no sale nunca o casi a nunca a cenar a bares y restaurantes ha crecido 20 puntos y ya representa a dos tercios de la población.  

En cuanto el consumo de mediodía en fin de semana, el 56% de los encuestados asegura que prácticamente nunca sale de casa para comer en días no laborables. En la misma línea, el 75% opta por cocinar en casa en este momento de consumo, por un 65% que lo hacía antes del COVID.

¿Sabes qué el 63% de la hostelería asume que la normalidad no llegará hasta 2022?