Mugaritz, cerrado por creatividad

La idea se fraguó tras el incendio que asoló el restaurante en febrero de 2010. Entonces los clientes, la mayoría de fuera del País Vasco, decidieron trasladar de fecha las reservas en vez de anularlas. Durante el cuatrimestre en que estuvo cerrado el establecimiento, el chef y su equipo trabajaron e incorporaron 94 nuevos platos a la carta. De las setenta personas que componen la plantilla, veinte realizarán las labores de investigación junto al cocinero.